(CNNMoney) - Millones de cuentas falsas. Claves falsas de tarjetas bancarias. Cuentas de correo electrónico también ficticias.

Wells Fargo admitió haber despedido a 5.300 empleados por estar vinculados con esas malas prácticas. Este mes el banco pagó 185 millones de dólares en multas y pidió disculpas por ese tema.

Ahora, CNNMoney está recibiendo testimonios de exempleados de Wells Fargo que, a lo largo de todo el país, han tratado de detener estas prácticas ilegales. Algunos de ellos dicen que pagaron caro por hacer lo correcto: fueron despedidos.

“Arruinaron mi vida”, aseguró Bill Bado, exbanquero de Wells Fargo en Pennsylvania, a CNNMoney. Bado no sólo se negó a abrir cuentas bancarias y créditos falsos. Oriundo de Nueva Jersey, Bado llamó a la línea de atención ética de la compañía y envió un correo electrónico al área de recursos humanos en septiembre del 2013, indicando las actividades antiéticas que le ordenaban realizar.

Ocho días después de ese correo, del cual CNNMoney obtuvo una copia, Bado fue despedido. ¿La razón oficial? Sus llegadas tarde.

“Venganza”

Tomar represalias contra los denunciantes o informantes destruye la confianza. Las líneas éticas de la compañía están hechas precisamente para garantizar que se puedan prevenir las actividades ilegales y para ofrecerles un refugio a los empleados, cuando el ambiente de trabajo se torna difícil.

A eso se refirió, precisamente, el director ejecutivo de Wells Fargo, John Stumpf, cuando testificó este martes antes el Senado. “Cada empleado, no importa el lugar que ocupe en la organización, es motivado a hablar”, dijo, tras explicar que la línea ética del banco, anónima, existe porque quieren “oírlos a todos”.

Pero eso no es lo que piensan algunos de los extrabajadores de Wells Fargo. Uno de ellos, del área de recursos humanos, afirmó incluso que el banco tiene un método definido para vengarse de los denunciantes de prácticas antiéticas.

Según él, Wells Fargo siempre encuentra la manera de despedir a los empleados, “en venganza por prender las luces” sobre esos asuntos. Puede ser tan simple como monitorear al empleado hasta que encuentre una falta en su trabajo, como que llegue tarde en varias ocasiones. “Si esa persona debe entrar a las 8:30 de la mañana y llega a las 8:32, pueden despedirla”, le dijo el exempleado de Wells Fargo a CNNMoney, bajo la condición de que no se revelara su nombre, para no afectar su carrera.

CNNMoney habló con cuatro exempleados del banco, incluido Bado, que creen que fueron despedidos por haber denunciado las prácticas antiéticas. Otros seis exempleados de Wells Fargo le dijeron a CNNMoney que fueron testigos de esas retaliaciones, aunque se supone que la compañía tiene como política prevenir las represalias contra los informantes.

CNNMoney confirmó que los empleados que hablaron bajo la condición de anonimato sí trabajaron en Wells Fargo y, en algunos casos, entrevistó a colegas que corroboraron sus denuncias.

Es posible que Wells Fargo pueda enfrentar consecuencias legales por cualquier retaliación que haya ocurrido contra empleados que hayan llamado a la línea ética.

“Cualquier compañía (o cualquier ejecutivo de una compañía) que trate de suprimir esas denuncias está claramente en contra de la ley”, le dijo a CNNMoney el expresidente de la SEC (agencia federal encargada de supervisar los mercados financieros en Estados Unidos), Harvey Pitt.

Uno de los empleados fue despedido después de denunciar hechos que involucraban directamente a Stumpf, de acuerdo con el senador Bob Menéndez. En la audiencia en el Senado, Menéndez leyó el correo electrónico que una mujer le envió al director ejecutivo de Wells Fargo en el 2011, en el que describía tácticas de mercadeo que sentía eran “incorrectas”.

“¿Leyó ese correo?”, le preguntó Menéndez a Stumpf.

“No recuerdo ese mensaje”, le respondió el director ejecutivo de Wells Fargo.

“Bueno, pues fue despedida... ¡qué lugar tan seguro!”, dijo el senador.

Ken Springer, un exagente del FBI que ahora dirige una firma que ofrece una línea para los que quieran denunciar hechos como esos, se declara alarmado por las afirmaciones de los exmpleados de Wells Fargo.

“Eso es retaliación. Es un problema muy grave y el perfecto ejemplo de lo que no debe suceder”, opina. “Parece que ha habido una grave ruptura en el sistema de control de Wells Fargo”.

En respuesta al informe de CNNMoney, una vocera de Wells Fargo aseguró: “No toleramos la venganza en contra de los empleados que reporten de buena fe las preocupaciones que tienen”. De acuerdo con la portavoz, todos los trabajadores del banco son invitados a reportar de manera inmediata los comportamientos antiéticos de los que sean testigos a su jefe, al área de recursos humanos o a la línea ética, que funciona los 24 horas.