(CNN) - Una escultura sudamericana que había desaparecido misteriosamente de un museo hace casi 80 años ha sido recuperada y devuelta a las autoridades colombianas.

La pieza de cerámica fue identificada este año luego de que fue puesta a la venta.

Una historiadora de arte que trabaja con Subastas Hampstead, se dio cuenta de que la pieza tenía muchas características inusuales, lo que aumentó su suspicacia, según dijo.

"Me di cuenta de que en la base de la figura había un número de registro de un museo, lo que mostraba que fue parte de una colección".

Después de contactar al grupo de Recuperación de Arte, una compañía de Londres que se enfoca en la repatriación, comenzó el proceso de identificar el artefacto.

El director del Museo Nacional de Colombia, Daniel Castro Benítez, confirmó que la escultura de hecho había hecho parte de una colección exhibida en un museo.

Pero el museo de Cartagena no tenía registro de cómo desapareció la escultura en 1939.

Más antigua que la conquista española

Las figuras cerámicas como estas fueron hechas por indígenas que habitaron las montañas y valles del río Cauca durante siglos antes de la Conquista española en la década de 1530.

Conocidas como figuras de losa, la mayoría eran masculinas y miden de 10 a 50 centímetros.

El tabique de la escultura está perforado para un anillo que probablemente fue de oro, y que ahora ha desaparecido.

Christopher Marinello, director ejecutivo de Recuperación de Arte, dijo que aunque el precio de la pieza se estima sólo en 13.000 dólares, haberla recuperado es muy significativo.

"Si bien no es monetariamente valiosa, es bastante simbólico de todo el material que ha sido robado de América Latina", dijo.

Un funcionario del gobierno pudo haber tenido el artefacto antes de que fuera recuperado, añadió Marinello.

"La historia que se cuenta es que el hombre que la tenía en su poder la recibió como un regalo del padre de su novia colombiana en 1999. Su padre era un importante miembro del gobierno. Eso es lo que dicen", afirma.

El vendedor, que desea mantenerse anónimo, dijo que no tenía conocimiento del significado del artefacto hasta este año, y ha llegado a un acuerdo para devolver la escultura a las autoridades colombianas.

La pieza fue entregada en una pequeña ceremonia en la embajada colombiana en Londres este mes.