(CNNMoney) - Skittles bien podría dar una clase de relaciones públicas.

Lección 1: Sé un ser humano.

Lección 2: Resiste la tentación de promocionar tu producto a toda costa.

La empresa Mars, que produce Skittles, ganó elogios el martes por su respuesta a un tuit de Donald Trump Jr. que llevó a los famosos dulces de colores a una polémica polémica.

El hijo del candidato republicano causó controversia el lunes cuando publicó una imagen comparando la crisis de refugiados sirios a un tazón de Skittles envenenados.

"Si tuviera un tazón de Skittles y te dijera que solo tres te matarían, ¿tomarías un puñado? Ese es nuestro problema de refugiados sirios", decía el tuit.

A Mars no le hizo gracia.

"Los Skittles son un dulce; los refugiados son personas. Es una analogía inapropiada. Con respeto nos abstenemos a comentar más, pues eso podría ser malinterpretado como una forma de mercadeo".

Los aplausos no se demoraron en llegar.

"Los Skittles son dulces; los refugiados son personas": Mars, Inc. reprende perfectamente el tuit de Donald Trump Jr.'s", escribió el usuario en Twitter @JayandSteve.

"Quién iba a pensar que los Skittles se convertirían en la voz humana en esta elección", dijo @lizrenzetti.

"Espero que la gente de redes sociales y relaciones públicas de Skittles tengan suministro ilimitado de Skittles", tuiteó @StephLauren.

La decisión de Mars de inyectar humanidad a su respuesta podría parecer una forma obvia de desviar la controversia, pero uno no tiene que ir muy lejos para encontrar empresas que se han puesto en problemas por sus tuits.

El año pasado, Clorox fue forzada a pedir perdón después de considerar una nueva gama de emojis de Apple como una oportunidad de mercadeo.

Ocurrió justo después de que Apple lanzara emojis racialmente diversos, incluyendo rostros con piel morena y negra. Un mal momento para que Clorox se preguntara por qué no había emoji para un blanqueador.

"Los nuevos emojis están bien pero por qué no hay blanqueador", tuitearon primero.

Y la disculpa: "Ojalá pudiéramos blanquear ese último tuit. No quisimos ofender: la intención era hablar de todos los 🚽🛁🍷emojis que podrían necesitar una limpieza".