(CNN) - Las protestas se desataron en Charlotte, Carolina del Norte, después de que policías dispararon fatalmente a un hombre de raza negra cuando estaban cumpliendo una orden judicial el martes.

El hombre, identificado más tarde como Keith Lamont Scott, estaba armado, pero no era la persona buscada por la policía. El tiroteo se produjo en el estacionamiento de un complejo de apartamentos. 

No estaba claro por qué las autoridades estaban cumpliendo la orden. Mientras estaban buscando a esa persona, los agentes vieron a un hombre salir de un coche con una pistola, a continuación, entró de nuevo en el vehículo, según el comunicado.

Los agentes se movieron.

"El sujeto volvió a salir del vehículo armado con un arma de fuego y representaba una amenaza mortal inminente para los oficiales que posteriormente dispararon sus armas", dijo la policía.

El hombre murió en el Carolinas Medical Center. El arma que sostenía fue encontrada en la escena, dijo la policía.

El departamento está investigando el incidente, dijo el jefe de policía, Kerr Putney. Mientras, el agente implicado en el tiroteo, Brentley Vinson, fue puesto bajo licencia administrativa con sueldo. El oficial se incorporó al Departamento  de Policía de Charlotte en julio de 2014.

El incidente provocó una respuesta furiosa por parte de la multitud, que bloquearon una carretera en el noreste de Charlotte, ante una línea de policías antidisturbios.

Muchos de los manifestantes gritaban: "¡Si no hay justicia, no hay paz!" y portaban carteles que en los que se podía leer: "Black Lives Matter".

Algunos lanzaron botellas de agua y piedras a los agentes. Al menos 12 agentes resultaron heridos y varios manifestantes fueron detenidos.