Nota del editor: Este es un fragmento del libro ‘The Blind Photographer’ publicado por la editorial Redstone Press y editado por Mel Gooding y Julian Rothenstein.

(CNN) – ¿Cómo lo hacen?

Esa es la pregunta más frecuente de las personas tan pronto escuchan de fotografías tomadas por personas ciegas. La respuesta es la misma que esta pregunta: ¿Cómo se toma una foto?

Depende de la clase de fotografía que diferentes personas quieran tomar, de las circunstancias en las que se encuentran y de los diversos motivos y propósitos que tienen para tomar dichas fotos, entre otras cosas.

La maquina fotográfica es fundamentalmente simple: está diseñada para capturar la imagen que crea la luz en los objetos a través de un lente y procesos mecánicos (estos varían pero el principio es el mismo). Ser ciego o no, tener una cámara, un sujeto y el deseo de plasmar esa imagen, la cámara se enfoca en la dirección correcta y se dispara el obturador.

¡Listo! ¡Una fotografía!

Algunas personas con vista normal han logrado dominar la manipulación de dispositivos de medición de luz, el tiempo de exposición, el color y la modificación tonal. Otros no tienen esas habilidades. (Incluyéndome).

Pero la gran cantidad de posibles usos de la fotografía nos ha enseñado que el uso de estos dispositivos técnicos no necesariamente incrementa el interés de una imagen o no afecta su valor. Nosotros, los de vista normal, miramos fotografías en ciento de formas diferentes. Buscamos cosas diferentes para distintos propósitos. Y generamos juicios acordes a esto.

'Tanvir Bush con Matt Larsen-Daw de Photovoice' (2009) por Mikel Smithen.

'Tanvir Bush con Matt Larsen-Daw de Photovoice' (2009) por Mikel Smithen.

Los fotógrafos más sofisticados del mundo han usado cámaras sencillas de las formas más simples. Los fotógrafos con excelentes habilidades técnicas y que usan equipos avanzados no pueden garantizar que la audiencia encuentre sus imágenes interesantes, bellas, útiles o valiosas.

Además, ningún fotógrafo –sin importar sus logros– puede saber como saldrá una foto. La mayoría de los fotógrafos profesionales toman más de una imagen y luego eligen las mejores, sea cual sea los términos particulares de esa sesión. Piensa en las innumerables hojas de contacto, en las que solo una de una docena de fotografías es seleccionada.

Un fotógrafo ciego, tiene como otro fotógrafo, una idea de lo que quiere lograr. Un fotógrafo ciego tiene un cuerpo, una mente, un propósito y/o un deseo. Un fotógrafo ciego se pasa la vida en relaciones complejas con otras personas –ciegos o no–, y con objetos del mundo.

Como cualquier otro fotógrafo, él o ella pueden buscar ayuda y consejos de otros: para ajustar la cámara, para ubicar al sujeto, para capturar la imagen en un abrir y cerrar de ojos usando un simple mecanismo de la cámara.

Lo que la persona interpreta en una fotografía depende de la respuesta individual a la misma, tal y como lo haría con cualquier otra imagen. El interés, la utilidad y el valor de una imagen en particular se sabrá a través del intercambio entre la audiencia.

Los fotógrafos ciegos capturan imágenes como cualquier otro fotógrafo.

‘The Blind Photographer’ (Redstone press) ya está a la venta.