NUEVA YORK (CNNMoney) - Si quieres poner tus manos sobre un drone sin gastar una gran cantidad de dinero, puedes construir el tuyo con Legos.

Flybrix, un emprendimiento de San Francisco, lanzó el jueves un kit con un drone que puedes construir tu mismo, lo que hará que tus bloques vuelen.

El kit Flybrix viene en dos versiones: el paquete básico (de 180 dólares) que funciona con una aplicación, y el paquete de lujo (de 240 dólares), que viene con un control remoto. Los dos cuestan unos cientos de dólares más baratos que los drones autoensamblables que ya se encuentran en el mercado. El Flybrix puede comprarse en línea.

Los kits incluyen 56 pequeñas piezas recolectadas de mayoristas de Lego, lo cual ayuda a mantener los precios bajos.

"Es también nuestro intento de mantener a los Legos lejos de los vertederos", dijo Holly Kasun, cofundadora y gerente de Flybrix.

Si las 56 piezas no son suficientes para motivar tu imaginación, el kit es compatible con los Legos que ya tienes en tu casa.

En el set se incluye un circuito preprogramado con luces LED, motores, hélices y una minifigura de piloto. El 90% del avión no tripulado está hecho con Legos, excepto las partes del circuito, los motores y las hélices.

"Los niños encontrarán la manera de construir el avión no tripulado, cablearlo y hacerlo volar", dijo Kasun. "Se trata de aplicar la física básica, aerodinámica, geometría y matemáticas".

No se necesitan herramientas para la puesta a punto: todas las piezas encajan. Esto hace a Flybrix un kit de bricolaje único.

"Normalmente, tienes que encontrar los materiales y soldarlos para hacer un avión no tripulado", dijo.

Puedes ser creativo con el diseño o utilizar una de las plantillas incluidas para hacer un quadcopter, un hexacopter o un octocopter, que tienen 4, 6 y 8 motores, respectivamente.

A continuación, tendrás que conectar la placa de circuito y programar las luces LED. Si esto suena complicado, no te preocupes: viene con instrucciones.

Una vez construido, puedes controlar el avión no tripulado, ya sea a través de una aplicación de control de vuelo Bluetooth en su teléfono inteligente o con el control remoto que viene con el paquete de lujo. Debes poder volar tu drone entre 5 y 7 minutos con una sola carga.

Los cofundadores Amir Hirsch, Robb Walters y Holly Kasun pusieron en marcha la startup en 2015 para abrir nuevos caminos con los microdrones.

Hirsch, que estudió ingeniería eléctrica en el MIT, y Walters, quien obtuvo un doctorado en física aplicada en Caltech, se encargaron de la investigación y el diseño. Mientras tanto, Kasun tiene conocimientos de marketing.

 

La compañía basó el proyecto en autofinanciación y capital externo. (Se negaron a comentar los detalles relacionados con las inversiones). Kasun dijo que las partes de Flybrix se hacen en China y EE.UU.