(CNN Español) - Ivan Márquez guerrillero de las FARC pidió perdón por la llamada masacre de Bojayá ocurrida en el departamento del Chocó, el 2 de mayo de 2002.

Más de un centenar de muertos dejó la acción guerrillera. 'Márquez' entregó un cristo negro —el departamento del Chocó cuenta con alta población afrocolombiana— hecho por un artista cubano como reparación simbólica a la víctimas.

La ceremonia formal de entrega se hará en los próximos meses, cuando se defina el sitio donde quedará la obra.

El evento se realizó en una iglesia de la vereda La Loma de este municipio con presencia del Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, el Comité de Derechos Humanos de Bojayá, delegados de Cuba y Noruega y líderes comunitarios.

Este gesto de las FARC se suma a otros como el que tuvieron en La Habana con las familias de los diputados del Valle, donde también pidieron perdón por el asesinato de once de ellos, a mediados del 2006, cuando estaban secuestrados.

Este viernes, miembros de la guerrilla estuvieron en el Barrio Obrero en Apartadó para reconocer su responsabilidad por la masacre de La Chinita, ocurrida en enero de 1994.

El lunes en la firma del acuerdo final en Cartagena, 'Timochenko' pidió perdón público a todas las víctimas: "Ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto", dijo.

"Reconozcamos que cada uno de nosotros tiene a quiénes llorar", dijo Rodrigo Londoño, nombre del comandante guerrillero.