(CNN Español) - El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se pronunció este lunes de nuevo tras la derrota del sí en el plebiscito y anunció la designación de los delegados del Gobierno para el diálogo con la oposición, encabezada por el Centro Democrático de Álvaro Uribe, que ya había designado a sus voceros.

"He designado al doctor Humberto de la Calle, a quien ratifiqué como jefe negociador, a la canciller María Ángela Holguín y al ministro de Defensa Luis Carlos Villegas para que a la mayor brevedad posible comiencen los diálogos que nos permitan abordar todos los temas necesarios para tener un acuerdo y culminar con éxito el sueño de toda Colombia de terminar la guerra con las FARC", dijo.

Santos reiteró su llamado a la unidad y dijo que de su parte existe toda la voluntad. "Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que se ha construido", señaló.

Los delegados del Centro Democrático son Carlos Holes Trujillo, Óscar Iván Zuluaga (excandidato presidencial) e Iván Duque.

A pesar de haber sido invitado, el Centro Democrático no acudió a la reunión de este lunes de los partidos en la Casa de Nariño.

Humberto De la Calle, quien por más de cuatro años ha liderado el equipo negociador del Gobierno de Colombia en las conversaciones de paz con las FARC, dijo este lunes en la mañana que ponía su cargo a disposición del mandatario.

"Vengo a expresar total apoyo al presidente. Ha mostrado un liderazgo valiente. Valiente porque prefirió la paz a la inercia de la guerra. Valiente porque se sometió a la decisión de los ciudadanos", dijo De la Calle.

"En consecuencia, he venido a decirle al presidente que pongo a su disposición mi cargo de Jefe de la Delegación porque no seré obstáculo para lo que sigue. Pero repito que continuaré trabajando por la paz sin pausa en el lugar donde pueda ser útil. Agradezco al maravilloso equipo de negociadores en La Habana. El país tiene una deuda enorme con ellos", añadió.

El pronunciamiento lo hizo antes de salir para La Habana, Cuba, a donde viajó por orden del presidente a buscar nuevas opciones después de que el plebiscito no fuera aprobado por los votantes en Colombia este domingo en las urnas.

"Continuaré persiguiendo el objetivo de la paz en lo que me resta de vida. Cualquiera que sea el escenario que me corresponda seguiré trabajando con tenacidad y entusiasmo.
Los errores que hayamos cometido son de mi exclusiva responsabilidad. Asumo plenamente mi responsabilidad política", manifestó el jefe negociador.

En septiembre de 2012, luego de que Santos hizo públicas las negociaciones exploratorias con la guerrilla, De la Calle fue nombrado jefe de la delegación negociadora del gobierno.

De la Calle fue ministro de Gobierno cuando se expidió la constitución de 1991, por lo que conoce a fondo las implicaciones legales que conllevan una firma de la paz. Fue vicepresidente de Colombia entre 1994 y 1996, además de embajador ante la OEA entre 2001 y 2003. En su extenso currículo también se encuentran los cargos de magistrado de la Corte Suprema, embajador en España y Reino Unido, así como ministro del interior.

Durante su gestión como negociador, De la Calle no solo se enfrentó a fuego enemigo, tras acusar a las FARC “de trabajar para la oposición”, sino también a fuego amigo, luego de que en 2014 denunció que sus comunicaciones electrónicas fueron intervenidas por unidades de inteligencia del Ejército sin el consentimiento del gobierno. Esto tuvo como consecuencia el relevo de los jefes de inteligencia militar en febrero de dicho año.