(CNN) - Otro menor ha muerto en medio de la tragedia humana en Aleppo.

Una niña de 4 años murió después de recoger una bomba de racimo o bomba cluster que pensaba que era un juguete.

nina-aleppo-eman

Eman iba a recoger agua en la zona controlada por los rebeldes del este de Aleppo cuando encontró una bomba, le dijo su familia a ITV. Pensó que se trataba de una bola plateada, dijeron.

ITV emitió un video el lunes de la menor luchando por su vida en el hospital, con su cara cubierta de sangre y con moretones. Murió el martes.

Otra niña en el mismo hospital lamentándose tras herida por un ataque aéreo. Su nombre y edad son desconocidos, pues no hay familiares que la acompañan. Los doctores creen que murieron en el mismo ataque.

nina-aleppo-2

¿Qué son bombas cluster?

Los bombas de racimo son explosivos que expulsan bombas más pequeñas que con frecuencia quedan en el suelo muchos después de que acaban los conflictos y son difíciles de eliminar. Más de 100 países han firmado un tratado para prohibir su uso.

Human Rights Watch, así como EE.UU. y otras autoridades, han acusado a Rusia de usar este tipo de bombas en su apoyo al régimen sirio.

El régimen —respaldado por el poder aéreo de Rusia— ha intensificado los ataques aéreos en Aleppo en días recientes y parece estar atacando deliberadamente hospitales.

Ahora solo quedan solo cinco hospitales en la zona, y están llenos de víctimas.

Las reglas de la guerra no están siendo respetadas, le dijo un doctor a ITV, agregando que no es solo que los inocentes son el blanco, sino que están atacando los lugares en los que se atiende a los enfermos y heridos.

Al menos siete personas murieron y más permanecen atrapados bajo los escombros después de que bombas antibunker destruyeran el hospital M10 en el este de Aleppo el lunes, dijeron activistas de oposición del Centro de Medios de Aleppo.

El ataque del lunes marcó la tercera vez en una semana que el hospital M10 fue bombardeado. Ataques aéreos también golpearon el hospital el miércoles y el sábado.

El centro de salud, operado por la Sociedad Médica Sirio Estadounidense, fue inaugurado en 2013 y fue movido bajo tierra en 2014 tras múltiples ataques, dijo la organización.

La sociedad médica dice que el hospital fue destruido y que los cinco centros que quedan en la zona hora tienen que atender a una población de 300.000 civiles, incluyendo más de 85.000 niños.

"Quedan solo 29 doctores para tratar a un número abrumador de heridos", dijo la sociedad médica en un comunicado.

El régimen sirio ha intentado tomar control del este de Aleppo desde que los rebeldes se tomaron la zona en 2012. En julio, las fuerzas del régimen rodearon la zona, básicamente aislándola de acceso a comida y suministros médicos, provocando una crisis humanitaria en el lugar.