(Crédito: JUAN CEVALLOS/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Con el fin de optimizar el tiempo de los estudiantes y fomentar su desarrollo integral, el Ministerio de Educación de Ecuador disminuyó el pasado 3 de octubre el número de horas que los estudiantes deben dedicar a hacer tareas en casa.

Según explicó el ministro de Educación, Augusto Espinosa, el tiempo que pasan los estudiantes haciendo tareas en casa es “excesivo” y por ello se quiere evitar ponerles tareas durante los fines de semana y los festivos.

La reducción de los deberes promueve actividades como el deporte, la cultura y las responsabilidades del hogar, explicó el ministro durante la presentación de la normativa este lunes.

“El exceso de tareas no necesariamente mejora la calidad de la educación”, dijo Espinosa.

En Ecuador el tiempo promedio que se destina para hacer tareas es de 11,2 horas semanales. A partir de 2017 esta cifra bajará a casi la mitad (6,25 horas a la semana en promedio). Los estudiantes de primer grado de Educación General Básica (EGB) no tendrán asignaciones en casa y para los más grandes quedará establecido así:

Estudiantes de 2º, 3º y 4º: entre 30 y 40 minutos diarios.

Estudiantes de 5º, 6º y 7º: entre 40 y 60 minutos cada día.

Los estudiantes de EGB Superior de 8º, 9º y 10º tendrán entre 60 a 80 minutos diarios; y para los estudiantes de bachillerato habrá un tiempo máximo de 2 horas.

Según el ministro Espinosa, la regulación de las tareas escolares en este país responde a una tendencia mundial de reducir el tiempo para este fin en otros países del mundo, citando en Informe Pisa in Focus del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes de la OCDE, en el que el promedio semanal está en 4,9 horas.

Más calidad de tiempo

Según el Informe Pisa en Focus, publicado en 2014, los estudiantes gastan más tiempo haciendo tareas asignadas por sus profesores que lo que gastan en actividades de aprendizaje extra curriculares.

“El número medio de horas que los alumnos destinan a los deberes u otras tareas establecidas por los docentes no suele estar relacionado con el rendimiento global del sistema escolar”, dice la OCDE.

En 2012 los estudiantes de 15 años de los países de la OCDE reportaron que en promedio pasaban unas 5 horas cada semana haciendo tareas. Dicha cantidad varía de forma considerable de un país a otro.

En Irlanda, Italia, Kazakstan, Romania, la Federación Rusa y Singapur, los estudiantes invierten 7 horas o más en promedio haciendo tareas cada semana. Mientras que en Shanghai, China, los estudiantes reportaron un tiempo de 14 horas por semana en este fin.

En contraste, estudiantes de Finlandia y Corea ocupan menos de tres horas por semana haciendo sus deberes. Entre 2003 y 2012 el tiempo de tareas se redujo sustancialmente.

De acuerdo a los datos de PISA 2009, después de cuatro horas de deberes semanales, el tiempo adicional dedicado a las tareas tiene un impacto “insignificante en el rendimiento”.

Alumnos favorecidos

En su informe la OCDE establece que los alumnos socioeconómicamente favorecidos dedican usualmente 1,6 horas más a la semana a hacer sus tareas que lo que gasta uno desfavorecido.

“Los alumnos favorecidos tienen más probabilidades que los desfavorecidos de contar con un lugar adecuado para el estudio en sus hogares y unos padres comprometidos capaces
de transmitir mensajes positivos sobre la educación y la importancia de hacer lo que los docentes demandan”, dice el informe.

En la región, la intensidad horaria de tareas según este informe varía. Por ejemplo los estudiantes de Brasil dedican menos de cuatro horas en sus deberes a la semana; el promedio en Uruguay es de 5 horas; México se acerca más a las 6 horas semanales, mientras que en Estados Unidos el promedio semanal es de 6 horas.

El informe sólo muestra los países y las economías con datos comparables de PISA 2003 y PISA 2012.

Tareas, ¿perjudiciales para los alumnos?

Un estudio publicado el año pasado en la revista American Journal of Family Therapy encontró que los estudiantes en los primeros años de la escuela primaria están recibiendo significativamente más tarea que lo que es recomendado por líderes de la educación, en algunos casos, casi tres veces más.

"Los datos muestran que las tareas en este nivel no sólo no son beneficiosas para los niños y su desempeño, sino que hay una gran cantidad de evidencia que muestra que es perjudicial para su actitud sobre la escuela, sus calificaciones, su confianza en sí mismos, sus habilidades sociales y su calidad de vida".

En agosto de este año Brandy Young, una maestra del Distrito Escolar Independiente de Godley, en Texas, informó a los padres de sus alumnos que no les dejaría tareas a sus estudiantes durante todo el año.

Investigaciones anteriores, incluyendo un análisis de los estudios de tarea de 2006, encontraron una relación entre el tiempo dedicado a las tareas y los logros, pero también encontró que era mucho más fuerte en la escuela secundaria frente a la escuela primaria.

Otro estudio, esta vez en 2012, no encontró ninguna relación entre el tiempo dedicado a la tarea y las calificaciones, pero sí encontró una relación positiva entre la tarea y el rendimiento en las pruebas estandarizadas.