(CNN) – El aspirante republicano, Donald Trump llegará al segundo debate presidencial, este domingo, sacudido, sobre todo, por el "fuego amigo" dentro de su partido luego de la difusión de un video, grabado en 2005, en el que se expresa de una manera vulgar y ofensiva contra las mujeres.

El magnate no sólo perdió el apoyo de varios republicanos un día después de que cayera la "bomba" videograbada hace más de 11 años, sino que muchos políticos del partido están exigiendo que renuncie a la candidatura y que sea Mike Pence, quien los represente en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, Trump le dijo a The Wall Street Journal que hay  "cero posibilidades de que renuncie".

Este sábado, el candidato presidencial salió brevemente de la Torre Trump para saludar a sus seguidores, que lo animaron con un coro: "USA, USA!".

El senador por Arizona, John McCain, quien hace 8 años fuera candidato presidencial republicano, le retiró su apoyo y anunció en Twitter que no votará por él el 8 de noviembre.

"El comportamiento de Donald Trump esta semana, que concluyó con la divulgación de sus comentarios degradantes sobre las mujeres y sus alardes de agresiones sexuales, hacen que sea imposible continuar ofreciendo un apoyo incluso condicionado a su candidatura. Cindy, con su sólida formación en derechos humanos y el respeto a las mujeres está totalmente de acuerdo conmigo en esto", dijo McCain en una declaración.

Lo mismo hizo John Kasich, gobernador de Ohio, quien dijo que Estados Unidos se merece algo mejor.

Por su parte, el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, sostuvo que el video no sólo expuso palabras sino que ha establecido un patrón de comportamiento que consideraba repulsivo e inaceptable para un candidato a la presidencia de Estados Unidos

La exsecretaria de Estado, Condoleezza Rice se unió a las voces de repudio contra el candidato republicano.

"¡Basta! Donald Trump no debe ser presidente. Debe renunciar", escribió Rice en su página de Facebook.

El congresista por Nevada, Joe Heck, anunció que no seguirá apoyando a Trump.

"Creo que nuestra única opción es solicitar formalmente al Sr. Trump que renuncie y permita a los republicanos la oportunidad de elegir a alguien que nos proporcione el liderazgo fuerte que tanto se necesita y que los estadounidenses merecen", aseguró Heck.

El senador por Alaska, Dan Sullivan, también pidió la renuncia de Trump a la candidatura presidencial.

Por su parte, el exgobernador de California, Arnold Schwarzenegger, anunció que no votará por Trump aunque no hizo mención del bochornoso video.

El senador por Colorado, Cory Gardner, se sumó a las voces que piden que Donald Trump dé un paso al lado.

El periódico Deseret News, una publicación de un corporativo propiedad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la Iglesia mormona, pidió en un editorial la renuncia del magnate a la candidatura republicana.

 

 

"... la divulgación de sus comentarios degradantes sobre las mujeres y sus alardes de agresiones sexuales, hacen que sea imposible continuar ofreciendo un apoyo incluso condicionado a su candidatura".

Senador John McCain, republicano por Arizona