(CNN) - Cuando el amputado cuádruple y sargento retirado John Peck baja su mirada y mira sus nuevos brazos, dice, él se llena de gratitud.

Peck pronto podrá usar sus brazos para abrir puertas pesadas con asas circulares, estrechar las manos de otros y sentir la palma de su prometida Jessica Paker en la suya.

"Eso realmente es un hermoso regalo", dice Peck, con una cruz alrededor de su cuello y lágrimas en sus ojos, durante una conferencia de prensa en el Brigham and Women's Hospital en Boston el miércoles.

El veterano de 31 años pasó por un doble trasplante de brazos en agosto. Los dos brazos de un donante fueron conectados quirúrgicamente al cuerpo de Peck cerca de sus codos, lo que le permitirá eventualmente sentir, agarrar y sostener de la forma en que con una prótesis no podría.

"¿Habría podido imaginar estar aquí? No. A la fecha todavía le digo a la gente sobre el trasplante de brazos y ellos dicen: '¿En serio? ¿Pueden hacer eso?' Y yo digo: 'Sí, pueden hacerlos de rostro, extremidades'", dice Peck. "La gente cree que es ciencia ficción".

Un momento que Peck nunca olvidará

La vida de Peck cambió completamente en 2010. Durante un segundo despliegue al frente, él pisó un dispositivo explosivo improvisado en Afganistán, lo que causó una explosión que lo hizo perder sus brazos y piernas.

Esa no era la primera vez que Peck quedaba herido. Previamente había servido en Iraq, donde sufrió una herida cerebral traumática. Recibió dos corazones púrpura.

Luego de perder sus extremidades, Peck recibió brazos protésicos y una silla de ruedas. Sin embargo, en 2014, se le aprobó el recibir un doble trasplante de brazos, en el cual él recibiría brazos reales de otro joven hombre, uno que acababa de morir.

"Lo amaré todos los días y respetaré su vida y este regalo hasta el día que muera", dijo Peck durante una conferencia de prensa el miércoles, durante la cual pidió que se pusiera una silla vacía junto a él para honrar al donante.

Para la cirugía de Peck, un equipo de 12 cirujanos trabajó por casi 14 horas para completar el trasplante. La fecha y hora de la cirugía no fue dada a conocer para proteger la privacidad de la familia del donante, dijeron funcionarios del hospital.

El procedimiento, que fue realizado de forma simultánea en ambos brazos, involucró recortar la parte final de los huesos en los brazos y ponerle placas, que luego fueron conectadas a los huesos de los brazos del donante.

Enseguida, los cirujanos conectaron las arterias y venas en los brazos de Peck a los del donante. Cuando la sangre de Peck comenzó a circular por los brazos del donante, las manos del donante se volvieron rosas, explicaron los doctores.

Una vez que los doctores repararon los músculos en los brazos de Peck, conectaron los nervios a los brazos donados y suturaron la piel, el trasplante estaba completo.

Peck entonces pasó a recuperación.

'Todos los días es una experiencia de aprendizaje y lo amo'

La cirugía de Peck fue realizada por un equipo liderado por el doctor Simon Talbot, director del programa de trasplantes de extremidades superiores en el Brigham and Women's Hospital, y por el doctor David Crandall, director médico del Programa para Amputados de la Red de Rehabilitación Spaulding, donde Peck ha realizado su recuperación.

"En terapia física, John ha estado trabajando en el fortalecimiento del hombro", dijo Crandall el miércoles. "Johan ha estado trabajando en tareas funcionales de vida diaria incluyendo el aprender a vestirse, asearse y cepillarse los dientes".

Pero tomará entre nueve y 12 meses para que Peck vuelta a sentir, dice Talbot.

"Tenemos pacientes que obtienen sus sensaciones y regresan bastante rápido a la palma de la mano. Muchos pacientes, dice, "un día pueden de pronto sentir una gota de lluvia en la mano, o las páginas de un libro que están hojeando", dice Talbot. Sin embargo, en algunos casos, la sensación no vuelve.

Jeff Kepner, ahora de 64, fue el primer paciente en recibir un doble trasplante de manos en Estados Unidos en 2009. Un año después de su cirugía, todavía tomaba 50 píldora al día y tenía que pasar seis horas de terapia cada semana para intentar recuperar algunas funciones en sus nuevas manos.

"Desafortunadamente, las cosas no han salido como él las había esperado", dice la familia de Kepner en una página de GoFundMe que abrieron para cubrir sus gastos médicos.

Sin embargo, Peck está esperanzado de su futuro. El residente de Fredericksburg, Virginia, fue el primero en recibir este tipo de trasplante en el Brigham and Women's Hospital.

"El dolor fue tremendo en un principio. Hubo una noche, creo que fue la primera noche, que tuve una pésima noche y quería llamar al doctor Talbot y decirle que viniera para reamputarme mis brazos. Fue un momento de debilidad", dice Peck de su recuperación.

Pero ahora, "estoy aprendiendo cómo entrar y salir de la cama. Estoy logrando realmente buenos hitos bastante rápido", dice. "Todos los días, es una experiencia de aprendizaje y lo amo".

Siguiendo el sueño culinario

Peck planea seguir una carrera en cocina y competir en la serie de televisión "Food Network Star" con sus nuevos brazos, que en la parte superior izquierda muestra los restos de un viajo tatuaje.

"Mi trabajo soñado desde que tenía 12 años era ser chef y debido al regalo de mi donante, estoy ahora en la posibilidad de pelear por lograrlo", dice Peck. "Como resultado de esta cirugía, podré perseguir mis sueños".