(CNN) - Cuando Samsung lanzó el smartphone Galaxy Note 7 en agosto, con una duración de batería muy elogiada, la firma surcoreana parecía que había encontrado un ganador. Hasta que los teléfonos comenzaron a arder en llamas.

Inicialmente, el gigante tecnológico lo atribuyó a “problemas en las celdas de las baterías” en septiembre, pero desde entonces, se hizo el silencio sobre el origen de la falla.

La compañía con base en Seúl no solo enfrentó un embarazoso retiro de smartphones a nivel mundial, sino que posteriormente los teléfonos con los que los reemplazó experimentaron problemas similares.

La atención comenzó a fijarse sobre la batería de litio de los teléfonos.

Habiendo fallado en arreglar el desastroso problema, Samsung anunció el martes que ponía fin definitivamente a la producción del teléfono.

Dado que muchos de los aparatos electrónicos que usamos llevan baterías de litio, los consumidores se preguntan si estas son seguras.

Esto es lo que tienes que saber:

¿Qué es una batería de litio?

Las baterías son contenedores que pueden convertir energía química en energía eléctrica a través de la transferencia de electrones desde la placa negativa -o ánodo- en un extremo de la batería al cátodo, o placa negativa que se ubica al otro extremo.

Pero las baterías tradicionales tienen un número limitado de unidades de energía química convertible. La diferencia con las de litio es que estas son recargables, un giro en la innovación tecnológica.

“El litio es el metal más ligero del mundo que es por lo que es utilizado, pero además es extremadamente volátil. Casi cualquier laptop del planeta, casi cualquier smartphone es una formulación estándar de óxido de cobalto y litio. Pero también hay otras formulaciones”, explicó Steve Levine, autor del libro The Powerhouse: Inside the Invention of a Battery to Save the World.

¿Por qué se incendian?

Levine dice que la especulación entre los investigadores sugiere que el proceso de fabricación de las baterías podría ser el origen de los incendios de los smartphones, pero en realidad nadie lo sabe. Y la falta de información crea una ansiedad en el consumidor que podría alcanzar a toda la industria electrónica.

“Empaña potencialmente a todos los fabricantes”, dijo Levine. “¿Cómo sabemos que Apple o el nuevo teléfono de Google no tendrán el mismo problema?

Algunos expertos, sin embargo, señalan que el hecho de que el teléfono de última generación haya sido descontinuado apunta a una falla en el diseño.

“El hecho de haberlo descontinuado indica que la raíz del problema no es un error en la producción, sino posiblemente en el diseño del producto”, dijo a CNN Money Tuan Anh Nguyen, investigador analista en Canalys, firma de análisis de mercado enfocada en tecnología.

¿La fabricación puede ser el problema?

Esta no es la primera vez en que las baterías de litio llegan a los titulares. Aunque la batería del teléfono de Samsung es distinta a las de los aviones, Boeing experimentó problemas similares con las baterías de litio en su modelo Dreamliner. La flota entera tuvo que permanecer en tierra en 2013 luego de múltiples sucesos de sobrecalentamiento en Boston y Tokio.

Las investigaciones de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte determinaron que defectos de fabricación y una supuestamente poco satisfactoria revisión de la fabricación por parte de Boeing y de las autoridades aéreas fueron la causa de estos incidentes.

Se cree que al menos dos accidentes de aviones, en 2010 y 2011, fueron causados por incendios a bordo provocados por estas baterías de litio. A día de hoy. los pasajeros tienen prohibido llevar en su equipaje productos con baterías de litio.

¿Hay riesgo para los consumidores?

No, según Levine, quien dice que los consumidores no están en riesgo inminente de que sus teléfonos estallen en sus bolsillos.

“Sabemos ahora mismo que el problema se atañe solo a este modelo… que no es algo que se haya convertido en algo crónico, al menos no en ningún otro producto de Samsung o en ningún otro fabricante”.

“Así que la respuesta rápida es que los consumidores no deberían estar preocupados, pero eso no significa que no lo estarán”.