(CNNMoney) - Ken Bone le acaba de romper el corazón de Estados Unidos.

Bone, el votante indeciso favorito de ese país, el ícono y el llamado ganador del segundo debate presidencial, se vendió. Se vendió a Uber.

"Todo el mundo quiere saber si he tomado una decisión... y la tomé", tuitó Bone el jueves. "uberSELECT te ayuda a transportarte con estilo, como yo".

¿Qué es uberSELECT? A quién le importa... qué importa ya todo.

Está bien, aparentemente es una nueva "opción de lujo" que les permite a los clientes en St. Louis que los recojan en autos más elegantes. Los clientes como el héroe del debate Ken Bone.

"Todo esto fue más que suficiente para ganar la decisión del antes indeciso Ken Bone, ¡quien esta mañana tomó el primer uberSELECT ride en St. Louis!", escribió Zack Slezak, gerente de mercadeo de Uber Midwest, en un blog.

Bone todavía no precisa si Uber le pagó —y si lo hizo, cuánto— por la actividad promocional.

"No soy un millonario y no me están lanzando dinero", le dijo Bone al St. Louis Post Dispatch.

De hecho, Bone está siendo compensado con viajes gratuitos en vez de efectivo. "Le estamos dando crédito de Uber por su papel en el lanzamiento", dijo Molly Spaeth, portavoz de Uber.

Bone se convirtió en sensación en internet esta semana después de plantearles una corta pregunta a Hillary Clinton y Donald Trump en el debate con votantes indecisos el domingo.

Su pregunta a Donald Trump y Hillary Clinton fue única: "¿Qué medidas tendrá su política energética para cumplir nuestras necesidades energéticas mientras que el tiempo se mantienen ambientalmente amigable y minimiza los despidos laborales?".

Las respuestas de los candidatos fueron tímidas, pero la respuesta con Bone en redes fue poderosa. Quizá es ese nombre. Ken Bone. Muy al estilo de Luke Cage (el nombre de un superhéroe de Marvel, Power Man).

Es ese poderoso atuendo: un suéter cárdigan rojo, una corbata blanca, los anteojos de marco negro. La gente se enamoró.

"Pasé anoche de tener siete seguidores en Twitter, dos de los cuales eran mis abuelas... a ahora tener varios cientos", dijo el lunes a CNN. Ahora tiene decenas de miles.

"Y no sé por qué les importa tanto lo que tengo que decir, pero me alegra que estén involucrados en el proceso político".

Quizá tenga que ver con el hecho de que, al final del debate, capturara el momento sacando.... una cámara desechable.

Al principio, Bone usó su fama para el bien, pidiéndole a la gente salir a votar. Pero menos de una semana después se convirtió en la imagen de una marca.

Podría haber sido peor: a Bone le ofrecieron 100.000 por aparecer en un servicio de webcam para adultos.