(CNN Español) - "Mira, hace casi 4 meses no ha llovido, muy grave, me da pena, yo también estoy sufriendo", se queja Emilia Escobar, pobladora de la comunidad 23 de Agosto, en el municipio de 4 Cañadas, en el departamento de Santa Cruz.

Este reportaje hace parte de una serie de entregas. Lee la anterior aquí.

Si bien ella no es una productora agrícola mayor, lo poco que siembra le sirve para el sustento diario de su familia.

"El trigo hubiera crecido alto, mira, está muy pequeño, mira, me da mucha pena", afirma.

Pero la pena que ella siente por la falta de lluvia, la sienten también muchos productores en el departamento de Santa Cruz que han perdido gran parte de su producción agrícola por la sequía.

Gualberto Zurita, agricultor de la Filial 4 Cañadas, dice que perdió prácticamente toda su producción de maíz.

"Con esta situación nosotros no podemos sacar nuestro costo de producción, vamos a pérdida ¿qué hacemos con esto? Y para volver a sembrar tenemos que tener a parte otros ingresos y algunos agricultores no tenemos", afirma.

La sequía ha golpeado fuertemente al departamento de Santa Cruz en Bolivia, uno de los más importantes productores de alimentos de país, el tercer sector en exportaciones nacionales, después de los hidrocarburos y los minerales, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

La sequía ha dañado más de medio millón de hectáreas de cultivos de la cosecha de invierno en el departamento de Santa Cruz y 100.000 hectáreas se perdieron totalmente, según la Cámara Agropecuaria del Oriente.

Esta compleja realidad ha dejado una gran impotencia y dolor a pequeños, grandes y medianos agricultores en esta región del país. Franz Vargas, agricultor del Municipio de San Ramón a unos 220 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz, dice que esto es devastador.

"Duele, a veces a uno se le terminan las ganas de vivir, a mí me dieron duro, pero bueno ahí estamos queriendo salir adelante pero ¿qué más se va hacer?".

Reinaldo Díaz, presidente Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo, ANAPO, asegura que el impacto de la sequía habría ocasionado un 50% de pérdidas en la cosecha de invierno en cultivos de maíz, trigo, girasol y sorgo.

"Normalmente se estuvieran cosechando 1.200 toneladas, ahora vamos a cosechar 500.000 toneladas o sea menos de la mitad, son 660.000 toneladas menos de producción que representan un perjuicio para el productor más de 180 millones de dólares".

En este contexto, el presidente Evo Morales, ha anunciado un fondo de 80 millones de dólares de libre disponibilidad destinados a los pequeños productores agrícolas del departamento de Santa Cruz para garantizar la campaña de verano.

Asimismo, la captación de un crédito de 100 millones de dólares para impulsar el sector agropecuario cruceño.

"Queremos más", dijo el mandatario, “estamos movilizados para garantizar esta producción a nivel especialmente del departamento de Santa Cruz, porque el departamento de Santa Cruz es el que nos garantiza la producción… porque cuando cae la producción en Santa Cruz, cae la producción en Bolivia", aseveró.

Si bien la medida ayudará sustancialmente a los pequeños productores, ellos consideran importante que el gobierno incorpore tecnología en agricultura, mientras que la Cámara Agropecuaria del Oriente, a través de su presidente, Julio Roda, solicitó al gobierno una lucha frontal contra el contrabando, ya que calculan que el 67% de los productos que circulan en el país ingresan por esa vía.

"Porque lo poco que podemos cosechar y proveerle a la población tiene un precio muy diferenciado, por debajo de los costos de producción y también eso hace perder al productor, desmotiva, desincentiva y no hay crecimiento como debería haber en el sector agropecuario".

Reactivar el aparato productivo cruceño luego de la dura sequía, es vital según los expertos, pues el departamento de Santa Cruz cuenta con 14.127.343 hectáreas de superficie donde se cultivan 72 diferentes alimentos. La mayor extensión del país.