Nota del editor: esta historia contiene un lenguaje perturbador.

(CNN Español) - Otras dos mujeres acusaron este viernes a Donald Trump de haberlas tocados sin su consentimiento.

Una fotógrafa dijo en una entrevista a The Washington Post que en los años 90 Trump pasó sus dedos bajo su falda y tocó su vagina a través de su ropa interior cuando estaban en un club neoyorquino, mientras que una exparticipante de "The Apprentice" dijo que el ahora candidato republicano la tocó inapropiadamente en 2007.

Ya son cinco casos esta semana: Jessica Leeds, Rachel Crooks (denunciaron a través de The New York Times), Natasha Stoynoff (denunció a través de People), Kristin Anderson (que denunció a través deThe Washington Post) y Summer Zervos (denunció en una conferencia de prensa con su abogada). Hay al menos otras tres acusaciones presentadas que se han reportado: las de Temple Taggart, Mindy McGillivray y una amiga de Erin Burnett, presentadora de CNN. Trump ha dicho en distintas oportunidades que es víctima de denuncias falsas.

Summer Zervos

Zervos afirma que Donald Trump la tocó inapropiadamente en 2007, en Nueva York y en Beverly Hills.

Zervos dice que la besó dos veces en los labios durante un almuerzo de trabajo en su oficina de Nueva York. En una ocasión distinta, en Beverly Hills, ella alega que la besó de forma agresiva y le tocó el pecho.

La exconcursante de "The Apprentice" compartió su historia en una conferencia de prensa que fue organizada por Gloria Allred, reconocida abogada de derechos de la mujer.

CNN no ha podido confirmar de forma independiente sus acusaciones. 

Trump respondió con un comunicado diciendo: "Recuerdo vagamente a la señora Zervos como una de los muchos concursantes en The Apprentice a lo largo de los años. Para que quede claro, yo nunca la vi en un hotel ni la saludé de forma inapropiada hace una década. Eso no es lo que soy como persona, y no es la forma en que he realizado mi vida. De hecho, la señora Zervos siguió en contacto conmigo para pedirme ayuda, enviando un correo electrónico a mi oficina el 14 de abril de este año pidiendo que visitara su restaurante en California".

"Los medios de comunicación están creando un teatro del absurdo que amenaza con destruir nuestro proceso democrático y envenenar la mente de la opinión pública estadounidense".

Kristin Anderson

Kristin Anderson, una fotógrafa de ahora 46 años que vive en California, le dijo a The Washington Post en una entrevista publicada el viernes que su incidente ocurrió una noche en Manhattan a principio de los años 90 cuando ella aspiraba a ser modelo.

161014133057-donald-trump-kristin-anderson-new-accuser-washington-post-00000000-overlay-tease

Anderson le dijo al Post que estaba sentada con sus amigos en una discoteca cuando de repente un hombre al que rápidamente reconoció como Trump le puso su mano bajo la falda. No habían hablado ni se conocían antes de que ese incidente ocurriera, dijo Anderson.

CNN no ha podido verificar de forma independiente la versión de Anderson. La portavoz de Trump, Hope Hicks, dijo en un comunicado que la historia es "completamente inventada".

"Es ilógico pensar que Donald Trump estaba solo en una discoteca en Manhattan durante el supuesto incidente y que ella hubiera reconocido al señor Trump mas pasaran desapercibidos tanto por la mujer como por quienes estuvieran en ese lugar 'concurrido'".

Hicks también cuestionó el momento en que se divulgan las acusaciones.

La negación de esta acusación es similar a otras que la campaña Trump ha ofrecido esta semana, en la que otras cuatro mujeres se han presentado para acusarlo de besarlas o tocarlas sin su consentimiento. CNN no ha podido verificar de forma independiente ninguna de esas acusaciones.

Los otros casos esta semana: Jessica Leeds, Rachel Crooks y Natasha Stoynoff 

Según información de The New York Times, dos mujeres afirman que Donald Trump las tocó de manera inapropiada. El reporte fue seguido por una denuncia similar en la revista People.

El Times informó que Jessica Leeds y Rachel Crooks tuvieron encuentros con Trump en los que él las tocó o besó sin su consentimiento. Uno de los supuestos incidentes ocurrió en 2005, el otro hace más de 30 años.

denunciant-trump

La revista People publicó un informe posterior el miércoles por la noche en el que una de sus reporteras, Natasha Stoynoff, alegó que había sido atacada físicamente por Trump en la residencia del magnate en Florida en diciembre de 2005 mientras hacía un perfil de su primer aniversario con su esposa, Melania.

Leeds, de 74 años, afirma que Trump realizó acercamientos sexuales no consentidos hacia ella en la década de 1970 y el jueves dijo a CNN que el candidato republicano la tocó “en todas partes donde pudo”.

Cuenta que entonces tenía 38 años y que coincidió con Trump en un vuelo, donde en algún momento levantó el descansa brazos del asiento, le tocó el pecho y trató de meter la mano debajo de su falda.

“El hombre que iba en el asiento del otro lado del pasillo pudo verlo. Y yo pensé que tal vez la azafata vendría y lo detendría, pero ella nunca vino”, dijo Lee a Anderson Cooper de CNN.

Cuestionada por Cooper sobre durante cuánto tiempo la había tocado Trump, ella respondió: “Yo diría que fueron unos 15 minutos”.

Trump ha negado que los hechos que narra Leeds siquiera hayan sucedido y un abogado del candidato del Partido Republicano exigió una “completa e inmediata retractación y disculpa” del Times. También amenazó con demandar al diario.

Leeds dijo que había decidido contar su historia luego de que Trump negara ante Cooper durante el segundo debate presidencial que él hubiera besado o manoseado a mujeres sin consentimiento. Ella le contó su historia a familiares y amigos por primera vez cuando Trump anunció su candidatura presidencial el año pasado.

La historia de Leeds fue una de dos publicadas por el Times en su reporte del miércoles por la noche sobre cómo Trump había tocado a mujeres de forma inapropiada, acusaciones que fueron seguidas inmediatamente por una afirmación similar en la revista People.

Jason Miller, portavoz de Trump, respondió: “Es absurdo pensar que uno de los líderes empresariales más reconocidos del planeta, con un historial de haber empoderado a mujeres en sus compañías, haría las cosas que se mencionan en esta historia, y que esto se haga público décadas más tarde en el último mes de una campaña presidencial lo dice todo”.

Reiteramos que CNN no ha podido confirmar las acusaciones de manera independiente.

La defensa de Trump

Trump amenaza con demandar a The New York Times por el artículo. El diario dice que no se retractará. Los asesores de Trump dicen que están preparando la demanda contra el rotativo.

"Que quede clara una cosa", dijo Trump el jueves en un acto de campaña. "Los grandes medios de comunicación en nuestro país ya no hacen periodismo, son un grupo de interés político que no es diferente a cualquier grupo de presión o entidad financiera con una agenda política total, y esa agenda no es para ustedes, es (en favor de) sí mismos. Y su agenda es elegir a la torcida Hillary Clinton, a toda costa, a cualquier precio, no importa cuántas vidas destruyan".

"Esas acusaciones son inventadas. Son pura ficción y mentiras totales. Esos eventos nunca ocurrieron", dijo Trump durante un mitin en West Palm Beach, Florida.

Este jueves Trump también pronunció insultos contra Natasha Stoynoff, la mujer que en la revista People dijo que había sido atacada físicamente por Trump en Florida en diciembre de 2005.

"Denle un vistazo a ella, echen un vistazo, mírenla, oigan sus palabras. Díganme lo que piensan. No lo creo", dijo Trump en su evento.

El candidato presidencial republicano también dijo que las acusaciones tienen su raíz en un ataque perpetrado por lo que el calificó como "la maquinaria de Clinton y sus aliados en los medios de comunicación".

En el segundo debate presidencial, Trump reconoció que había presumido de haber besado mujeres sin su consentimiento y tocarlas en partes inapropiadas. Pero enfatizó que solo se trataba de presunciones, sólo palabras, y que nunca realizó de hecho tales actos.

Con información de CNN