Nota del editor: esta historia contiene un lenguaje perturbador.

(CNN) – Donald Trump dijo ser una "víctima" mientras aparecían más acusaciones en su contra por supuestas agresiones sexuales y acoso.

"Como se ha visto, soy víctima de una de las más grandes campañas de difamación política en la historia de nuestro país", dijo en una reunión en Charlotte, Carolina del Norte, la noche del viernes.

"Están tras de mi para tratar de destruir lo que, incluso ellos, consideran el movimiento más grande en la historia de nuestro país", aseguró el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Trump reiteró que todas las acusaciones son falsas y que hay un "esfuerzo concertado" para acabar con su campaña, haciendo caso omiso de los llamados de sus asesores para centrarse en las cuestiones económicas del país en lugar de responder a las acusaciones.

"Mi gente siempre dice: 'No hable de ello, hay que hablar de puestos de trabajo, de la economía"", sostuvo más temprano el magnate ante sus seguidores en Greensboro.

"Pero siento que tengo que hablar de ello porque hay que rebatir cuando alguien dice algo", consideró.

Eso fue exactamente lo que hizo Trump durante sus dos mítines políticos del viernes.

Rechazó enérgicamente las acusaciones de que besó y manoseó a varias mujeres sin su consentimiento – acciones del tipo de las que se jactó de hacer durante una grabación del 2005 – y advirtió que si sólo una pequeña porción  de votantes cree en esas acusaciones, perdería las elecciones.

"Si el 5% de las personas piensa que es verdad – y tal vez 10% – no ganaremos", explicó el candidato republicano.

Este sábado, el magnate insistió, en Twitter, en que todo es una maquinación.

Las más recientes acusaciones

Otras dos mujeres acusaron el viernes a Donald Trump de haberlas tocado sin su consentimiento.

 Una fotógrafa dijo, en una entrevista a The Washington Post, que en los años noventa Trump pasó sus dedos bajo su falda y tocó su vagina a través de su ropa interior cuando estaban en un club neoyorquino, mientras que una exparticipante de "The Apprentice" dijo que el ahora candidato republicano la tocó inapropiadamente en 2007.

Ya son cinco casos esta semana, sólo esta semana: Jessica Leeds, Rachel Crooks (denunciaron a través de The New York Times), Natasha Stoynoff (denunció a través de People), Kristin Anderson (que denunció a través de The Washington Post) y Summer Zervos (denunció en una conferencia de prensa con su abogada).

Hay al menos otras tres acusaciones presentadas que se han reportado: las de Temple Taggart, Mindy McGillivray y una amiga de Erin Burnett, presentadora de CNN.

Trump ha dicho en distintas oportunidades que es víctima de denuncias falsas.