(CNN) - Brasil abrió el primer santuario en América Latina para elefantes que antes estaban en cautiverio, un refugio idílico que eventualmente podría albergar hasta 50 de estos animales gigantes.

El Elephant Sanctuary Brazil, en el estado brasileño central de Mato Grosso, fue fundado por la organización sin ánimo de lucro con sede en EE.UU. Global Sanctuary for Elephants y ya tiene sus dos primeros residentes.

Maia y Guida son dos elefantes hembras que pasaron las últimas cuatro décadas encerradas, y que llegaron al santuario el pasado martes 11 de octubre. Los mensajes en la página de Facebook del grupo muestran que las chicas han comenzado a adaptarse no sólo a su nueva libertad, sino también a estar juntas.

"Son completamente felices", dijo Scott Blais, director ejecutivo de Global Sanctuary for Elephants.

Maia y Guida pasaron los últimos 40 años en un circo en el estado brasileño de Minas Gerais. Durante la última media década estaban atadas por cadenas en sus pies en una granja propiedad del abogado del circo.

Blais dijo que no tenían un hábitat adecuado.

Guida logró liberarse de las cadenas de vez en cuando, pero eso no fue el caso de Maia, dijo Blais.

"Entre las dos había un filamento eléctrico y un alambrado eléctrico, y era porque los elefantes querían tocarse un poco las trompas, pero Maia siempre fue agresiva con Guida", dijo Blais.

Como 'mejores amigas'

Desde que llegaron a su nuevo santuario, Blais dice que no ha habido signos de agresión entre las dos elefantes.

"En su primer contacto sin una barrera, Guida fue un poco a la defensiva, pero después de eso fue como si hubieran estado juntas, lado a lado, y hubieran sido mejores amigas desde hace 50 años", dijo.

Elephant Sanctuary Brazil se estableció en el país porque hubo un esfuerzo de voluntarios para crear un refugio allí.

"Hay una gran cantidad de elefantes que están esperando para entrar", dijo Blais.

En Brasil hay mucho apoyo para proteger el futuro de los elefantes que solían estar en el circo, dice el grupo, y una gran conciencia pública sobre las cuestiones relacionadas con los animales.

Caminar libres

El viaje maratónico de Maia y de Guida hacia su nuevo hogar comenzó el pasado domingo en Paraguaçu, en la finca donde estaban encadenadas. Ellas fueron transportadas al santuario en recipientes individuales. Después de dos días y casi 1.600 kilómetros de recorrido, Maia salió libre, y Guida fue puesta en libertad poco después.

El próximo residente del santuario, que podría llegar el próximo año, podría ser Ramba, un elefante que vive actualmente en Chile. Hay algunos otros elefantes también en Brasil, que están en la lista para el santuario.