(CNN) – Un orangután sube lentamente un grueso árbol en el Parque Nacional Gunung Palung en Indonesia. Capturada vertiginosamente desde las alturas, esta dramática imagen fue realizada por el fotoperiodista estadounidense Tim Laman, ganador del premio 2016 Wildlife Photographer of the Year (Fotógrafo de Vida Silvestre del Año).

Laman, que también es biólogo, tomó la fotografía –titulada “Entwined Lives” (en español, vidas entrelazadas)– tras seguir durante días a un orangutan en Borneo.

“Creo que el fotoperiodismo puede tener un gran impacto en la conservación porque la gente no aprecia realmente lo que está pasando hasta que lo ven ellos mismos”, dice Laman, que tomó la fotografía ganadora durante un viaje con su esposa Cheryl Knott, quien es investigadora de orangutanes, y su equipo.

“Las fotografías son la manera con la que la gente puede aprender del mundo”, añadió.

La fotografía fue tomada de manera remota con una GoPro, pero el ángulo no era fácil. Según se informa, Laman pasó tres días escalando con el árbol de 30 metros con una cuerda, para colocar las cámaras tres días de la cuerda de escalada en un árbol alto de 30 metros para establecer sus pequeñas cámaras con las que fotografiaría al orangután.

La imagen de Laman es parte de la colección de ganadores del premio que serán exhibidas esta semana en el Museo de Historia Natural de Londres como parte del prestigioso concurso mundial, que ha mostrado lo mejor de la fotografía de vida salvaje por los últimos 52 años.

Una de las imágenes icónicas de esta edición fue ‘The Pangolin Pit’, realizada por el fotógrafo británico-australiano Paul Hilton. La fotografía es una denuncia el contrabando de pangolines en China y Vietnam y muestra a los restos congelados de estos mamíferos, listos para ser vendidos.

Los pangolines son una especie rara y que ostenta el título del animal más traficado del mundo.

“Millones de personas verán esta imagen y espero que (sea vista) en Beijing, en donde hay un gran comercio y consumo de pangolines”, dijo Hilton.

“Mi fotografía muestra la escala industrial de lo que está ocurriendo con estos animales”.

Hilton encontró estos animales en un galpón en China, y logró salvar a 97 que se encontraban en jaulas pequeñas.

“Muchos de ellos estaban deshidratados”, explicó. “Pero logramos llevarlos a un bosque y liberarlos”.

Para Michael Dixon, director del Museo de historia Natural en Londres, el objetivo de los premios es promover la discusión sobre la sociedad y el medio ambiente.

“¿Podemos proteger la biodiversidad? ¿Podemos aprender a vivir en harmonía con la naturaleza? Las imágenes ganadoras tocan nuestros corazones, y nos desafían a ver de una forma diferente el mundo natural”, dice.

Además de concientizar en problemas ambientales actuales, uno de los objetivos de Laman es inspirar a generaciones más jóvenes a retratar el mundo.

Este año, el premio ’Young Wildlife Photographer’ fue otorgado al británico Gideon Knight de 16 años.

El adolescente oriundo de Londres compitió con la imagen ‘The Moon and the Crow’ (en español, la luna y el cuervo), que muestra la silueta de un cuervo posado sobre las ramas de un árbol.

“Los cuervos son usualmente usados en el folklore, por lo que junto a la luz de la luna, (ambos) cuentan una historia”, dice Knight sobre la imagen.

“Cuando vi la luna pensé que sería genial fotografiarla, y luego vi al cuervo, no podía creer mi suerte”.

De hecho, Lewis Blackwell, presidente del jurado de la premiación, dijo que la imagen era un poema visual.

“Si una imagen pudiese crear un poema, sería esta”, dijo Blackwell. “La imagen resume lo que los jueces están buscando, un nuevo vistazo a nuestra naturaleza, presentado con un toque artístico”.

Florencia Davey-Atlee de CNN contribuyó con este informe.