(Crédito: Getty Images)

(CNN) - Donald Trump llevará al medio hermano de Barack Obama, Malik, nacido en Kenya, al último debate presidencial este miércoles, según confirmó un asesor de la campaña a CNN.

Hillary Clinton estará acompañada en el debate por dos multimillonarios muy conocidos que respaldan su campaña, algo que podría ser un intento para atacar al candidato republicano al cuestionar su fortuna.

Meg Whitman, la presidenta de Hewlett-Packard y excandidata republicana a la gobernación de California, y Mark Cuban, dueño de los Mavericks de Dallas, serán ambos invitados de Clinton en el tercer debate, el final.

Entretanto, Trump contrarrestará con el medio hermano de Obama, además de una mujer considerada como un 'fantasma' del pasado de Clinton: Patricia Smith, la madre de la víctima de Bengasi Sean Smith, quien acusó a la exsecretaria de Estado de "asesinar" a su hijo.

The New York Post fue el primero en reportar la invitación de Trump al hermano medio de Obama. El Post también reportó que Malik Obama dijo que el ahora fallecido Moammar Gadhafi era uno de sus mejores amigos, algo que podría incomodar a Smith.

Malik Obama, quien nació en Kenya y es ciudadano estadounidense, expresó su apoyo por Trump en julio, diciendo que esperaba conocer al candidato republicano. El sentimiento de Trump es mutuo.

"Espero mucho conocer y estar con Malik", dijo Trump el miércoles. "Él lo entiende mucho mejor que su hermano".

Malik Obama comparte el mismo padre con el presidente, pero tiene madre distinta. Le dijo al Post el miércoles que culpa a Clinton, quien era secretaria de Estado cuando Gadhafi fue derrocado y asesinado, por empeorar la situación en Libia.

Clinton invitó tanto a a Cuban como a Whitman, dijo la portavoz de la campaña Jennifer Palmieri, y ambos accedieron a asistir.

Whitman, republicana durante mucho tiempo, apoyó a Clinton este año, diciendo en un comunicado que votaría por Clinton y donaría a su campaña. Desde entonces, Whitman ha encabezado eventos por Clinton y contribuido una suma considerable de dinero a su campaña. Asistió a un evento de recaudación de fondos de 50.000 dólares por persona en California.

Cuban estuvo en la primera línea en el primer debate, una decisión que buscaba afectar a candidato republicano porque el dueño de los Mavericks ha sido un vocal opositor al magnate.

Cuban apoyó a Clinton en un evento en julio en su natal Pittsburgh. Después, le dijo a CNN que Trump está "loco".

"Trump me asusta", dijo Cuban tras el evento. "Donald, inicialmente, en realidad yo esperaba que él fuera algo diferente, pues como un empresario pensaba que había una oportunidad ahí. pero se volvió loco".

Trump criticó a Cuban por asistir al debate con Clinton, llamándolo "dopey" (tonto).

Desde que anunció su candidatura, Clinton ha seleccionado a un grupo de seguidores multimillonarios y famosos. La campaña los ha usado para cuestionar la fortuna de Trump, citando el hecho de que no ha divulgado su declaración de impuestos como razón para esos cuestionamientos.

Clinton con frecuencia menciona a Cuban y el multimillonario inversionista Warren Buffett en eventos en todo el país, llamándolos "multimillonarios reales", en comparación a Trump.