(CNN Español) - La oposición y el Gobierno de Venezuela anunciaron este lunes que habrá diálogo nacional en isla Margarita el próximo 30 de octubre.

Después de la visita del presidente Nicolás Maduro al Vaticano donde se reunió con el papa Francisco, se anunció que comienzan los diálogos entre el Gobierno del mandatario y el partido opositor Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

"Espero que se consolide el diálogo (...) y que se abandone el camino del golpismo", dijo Maduro desde Roma.

El anuncio llega después de unos días tensos para el panorama político de Venezuela. Después de que el Consejo Nacional Electoral suspendiera temporalmente el proceso de recolección de firmas para el referendo revocatorio el 20 de octubre tras la decisión de tribunales de varios estados de anular las firmas recolectadas en la primera fase, los opositores se alistaron para la resistencia civil sin violencia.

Durante la sesión extraordinaria convocada por la junta directiva de la Asamblea Nacional este domingo la mayoría calificada del Parlamento aprobó el proyecto de Acuerdo para la restitución de la Constitución de la República, del orden institucional y la democracia.

En dicho acuerdo declara "la ruptura del orden constitucional en Venezuela y la existencia de un golpe de Estado, cometido por el régimen de Nicolás Maduro en contra la de Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el pueblo de Venezuela".

En esa sesión se vivieron momentos de tensión en el hemiciclo del Parlamento de Venezuela por el violento ingreso de simpatizantes del gobierno para impedir la discusión de las vías propuestas por el Legislativo para restituir el orden constitucional en ese país.

A esta crisis política se suma la escasez de alimentos y los problemas económicos del país liderado por Nicolás Maduro. La falta de productos básicos lleva a las personas a hacer filas durante horas esperando conseguir lo que buscan y muchos dicen que están pasando hambre.

El Fondo Monetario Internacional pronostica que la economía de Venezuela se contraerá en un 10% este año, peor que su estimación anterior del 8%. También estima que la inflación en Venezuela se catapultará al 700% este año, frente a una estimación anterior de 480%.

Les preguntamos a nuestros usuarios venezolanos en el exterior cómo veían la situación de su país. La mayoría coincide en que los hechos presentan un panorama negro y reciben con escepticismo el anuncio del diálogo. Citan la falta de alimentos, la crisis política y social.

"¿Diálogo con quién?", escribió un venezolano radicado en México.

"El gobierno no cree en el diálogo, su altanería y prepotencia no les da para eso. Lo que quieren es calmar las aguas", dijo Ruben Guedez, quien le dijo a CNN en Español que vive hace 5 años en Morelia, México.

"Estoy en Panamá hace seis meses. Soy médico... mucho fue lo que se luchó en 2014 y el "diálogo" terminó por apaciguar el ánimo de quienes estábamos allí día a día arriesgándonos", le dijo Desirée Suárez a CNN en Español a través de un mensaje de Twitter.

"No se imaginan lo que es trabajar en un hospital venezolano... mucho menos lo que sufre la población general. Dialogar es básicamente ceder y en este momento no hay opción para ceder en nada", añadió Suárez.

Otros dieron la bienvenida a las conversaciones, pero con condiciones:

Algunos rechazaron el diálogo:

"No puede existir diálogo con unos personajes a los que no les importa nuestro vida ni nuestra dignidad. NO AL DIÁLOGO", tuiteó esta venezolana radicada en España hace 3 años, según le confirmó a CNN en Español.

"INACEPTABLE! Cómo se pueden sentar a dialogar con quien dirigió el ataque a la AN?", tuiteó este hombre venezolano que ahora vive en Alemania.

"Me fui al ver que no había futuro ni liderazgo en la OPO (oposición); hoy lo vuelvo a confirmar. No puede haber diálogo con dictaduras", escribió en comunicación con este medio.

Leonardo Quevedo, "venezolano exiliado en la Florida desde hace 2 años", según se describe a sí mismo, tampoco cree en el diálogo:

Frente a la difícil situación que atraviesa Venezuela, los venezolanos en el exterior no se muestran optimistas:

Algunos piden intervención internacional y otros critican a la oposición y a la ciudadanía por falta de acciones contundentes.

"Todos los que tomamos la decisión de emigrar por la situación del país vemos con horror como se ha seguido deteriorando por un régimen al que no le importa la gente mientras pueda seguir atornillado al poder", opinó Roberto Ruiz Quintero, venezolano que ahora vive en Montevideo.

"¿La situación de mi país? Cada día peor, da mucha tristeza ver cómo un país tan rico y bendecido por Dios ya que tiene de todo, esté destruido por unos idiotas que lo único que les interesa es el poder y llenarse los bolsillos de dinero sin importar que el pueblo tenga hambre, sin importar que personas mueran a manos del hampa, sin importar que no hay futuro para los jóvenes", escribió la usuaria Leodelvi.21, venezolana en Panamá.

Otra usuaria, Isaura De Oliveira, quien vive en Barcelona, dice que ya no quiere regresar a Venezuela porque le "da pánico" por la inseguridad y dice que hay complicidad internacional:

Fabiola Rincón, quien vive en Texas, pidió presencia internacional:

"La realidad es que en 17 años de dictadura ninguna organización internacional (h)a ayudado a #Venezuela ni la ONU, ni la OEA, ni la UNASUR, ni la HAYA, los venezolanos deben tomar acciones con sus propias manos, salir a la calle a protestar hasta que se detenga el país completo "Ninguna dictadura sale con votos"", afirmó en un mensaje a CNN en Español a través de su cuenta de Instagram.

"Necesitamos la intervención internacional en Venezuela estamos en crisis humanitaria ayudemos alzar nuestras voces por favor", escribió Enrique Ramírez, radicado en Panamá.

La oposición, que ha liderado el proceso del revocatorio, también es blanco de críticas.

"Nuestra oposición sólo juega un papel sumiso y defensivo. Pero ni hay mejor defensa que un buen ataque. Juntos somos mayoría pero divididos caeremos. Desde República Dominicana, donde los venezolanos ya somos una pequeña colonia en La Alta Gracia, miramos con procuración la actitud pasiva y sumisa que ha venido demostrando la oposición. Leopoldo, Maria Corina y Antonio Ledezma siempre tuvieron razón... La salida es la calle", afirmó Álvaro Figueroa.

Para muchos, la oposición no ha tenido acciones suficientemente contundentes:

"Soy venezolano residenciado en Santiago de Chile. Lo que está ocurriendo en mi país es solo la consecuencia de una oposición permisiva y una sociedad que se queda de manos cruzadas al ver cómo el gobierno se roba el país en sus narices", opina Felipe Aquino.

William Canache, venezolano radicado en Chile, coincide con este punto:

"Pienso que es más de lo mismo. El Gobierno haciendo sus abusos y la oposición siguiendo el juego. Un círculo vicioso y triste para la gente de a pie".

Muchos de los venezolanos radicados en el exterior a quienes les preguntamos, coinciden en que ver a su país así les da tristeza, y piden al pueblo que tenga fuerza y se manifieste, pues es la salida que ven.

Así habló Marco Vit, venezolano radicado en Grecia desde hace décadas, y quien según le dijo a CNN en Español, viaja constantemente a Venezuela "pero últimamente es muy peligroso, lamentablemente"

Esta usuaria, quien vive hace 2 años en España, le dijo a CNN en Español que tiene el "corazón partido" de vivir afuera y que la vida de emigrante es difícil.

"Mi corazón me dice que Venezuela va a salir adelante más temprano que tarde y podremos reencontrarnos con nuestros seres queridos. Salir de Venezuela obligado es como divorciarse estando enamorado", añadió.