(CNN) - Una pareja se sienta a desayunar, sus platos están llenos de salchichas veganas, brócoli y arroz, lo que consideran es una típica comida vegana.

Como cualquier pareja, hablan sobre el día que comienza. Lo único extraño es que cualquier persona conectada a internet puede verlos comer, porque comparten ese momento -y muchos otros de los momentos en los que comen- en YouTube.

Entre bocado y bocado, la pareja, Georgie y Darren Spindler, describe cómo cocinaron los alimentos que se están comiendo y explican porqué siguen una dieta vegana. Viven en el Reino Unido y son entrenadores fitness y de nutrición desde su página web: Vegan Fitness.

Los Spindler son parte del nuevo fenómeno de la “comida social”, un movimiento online conocido como mukbang, en el que cualquier persona en cualquier lugar del mundo comparte a través de una cámara el momento en el que ingiere grandes cantidades de alimentos y habla del estilo de dieta que lleva.

El movimiento nació en Corea del Sur, donde la palabra mukbang significa “comer grandes cantidades de alimentos mientras te grabas con una cámara”, una práctica que comenzó en 2014 y rápidamente se ha extendido por todo el mundo.

Hoy, existen más de 750 canales de video que se dedican a ello. La mitad utiliza palabras como “vegano” o “saludable” en sus títulos; los Spindler forman parte de ese subgrupo.

Inicialmente, la pareja pensó que el mukbang era muy raro, pero cuando decidió intentarlo, descubrió que se ajustaba perfectamente a su apretada agenda.

“Los mukbangs ayudan a las personas a conectarse con otras personas cuando están ocupadas. Vivimos en una época en que es muy difícil encontrar tiempo para sentarse y comer con otras personas”, dice Darren Spindler.

Ambos creen que sus videos mukbangs los han acercado a su audiencia. “Transmitir diariamente te permite crear una conexión muy profunda y diálogos que van más allá del video”, dice Georgie Spindler. “Estamos haciendo un viaje juntos pero, por encima de todo, compartimos nuestras comidas en cámara para inspirar a otros”.

Promover el veganismo

“Definitivamente, esto ayuda a promover el veganismo y una forma de comer saludable”, agrega Darren Spindler. “Muestra imágenes naturales y sin editar de nuestros estilos de vida, que cada vez son más comunes. La gente suele preguntarse qué puede comer si sigue una dieta vegana. Nosotros les mostramos que hay muchas opciones, que es posible”.

Jasmine Briones, de Sweet Simple Vegan, también comenzó filmándose a ella misma mientras comía alimentos veganos para crear conciencia sobre su estilo de vida.

“Los mukbangs son increíbles. Es como si tu audiencia estuviera en frente, comiendo y conversando contigo. Comer es un acto muy social y ponerlo en YouTube es genial. Está haciendo maravillas por el veganismo”, asegura Briones.

Peri Bradley, editor del libro “Food, Media and Contemporary Culture: The Edible Image”, también cree que transmitir por internet cuando uno come, enfocado en una dieta específica, puede ayudar a que los espectadores cambien sus hábitos alimenticios.

“Ver a otros disfrutar sus platos “saludables”, vegetarianos o veganos, ciertamente influencia la manera en que percibimos la comida, porque suele estar acompañado de algún tipo de diálogo sobre los beneficios que trae para la salud, además de que se muestra de una forma estética, para hacer que esos platos sean más deseables y atractivos”, dice Bradley.

¿Por qué comer delante de todo el mundo?

Para Yelena Mejova, científica del Qatar Computing Research Institute, que se enfoca en investigar la relación entre las actividades del mundo real y las que se hacen a través de internet, el rápido crecimiento de los mukbangs es algo natural.

“La comida es un tema internacional con el que todo el mundo puede sentirse identificado. Es una parte muy importante de nuestra cultura y, como humanos, siempre buscamos una excelente experiencia mediática que se parezca lo más posible a la vida real. En el mundo moderno, las redes sociales y el acceso a material digital ayudan a lograrlo”, dice la experta.

“Las pequeñas y emergentes tendencias de comida saludable y veganismo son particularmente poderosas, pues los que siguen esos estilos de vida tratan de motivar a otros a que se unan. Al final, se trata realmente de una conexión social. Tu comportamiento comienza a ser muy parecido al de cualquiera que esté en tu red social y también al de la gente que sigues en internet. No podemos hablar de una causalidad comprobada, pero definitivamente existe un nexo”, agrega.

Uno de los investigadores en medios digitales con los que trabaja Mejova, Hamed Haddadi, de la Universidad Queen Mary de Londres, afirma que el aumento del fenómeno de comer online viene del aislamiento urbano que se da en los tiempos modernos.

“El crecimiento de un estilo de vida independiente en Occidente y las familias, que cada vez son más pequeñas, significan que estamos comiendo solos cada vez más a menudo y que, por lo tanto, disfrutamos cuando compartimos nuestra comida y recibimos aprobación por parte de amigos que están lejos”, dice.

“También está la aprobación social que las personas buscan posteando los alimentos “saludables” que consumen, con la idea de proyectar una imagen saludable de ellos mismos, o de manera alternativa posteando comidas hipercalóricas, como hamburguesas y grandes porciones de carne, para mostrar seguridad y una actitud de ‘no me importan’ las dietas”, explica Haddadi.

Para él, el foco de esta nueva tendencia está puesto, sin duda, en la comida saludable. “Es interesante: las etiquetas saludables ganan más ‘me gusta’, pues la comunidad se está inclinando cada vez más hacia ese estilo de vida”.