Advertencia: Este texto contiene spoilers del primer capítulo de la séptima temporada de The Walking Dead.

(CNN) - La muerte llega a The Walking Dead probablemente más seguido que la lluvia en Los Ángeles. Pero la noche del domingo, cuando Negan (Jeffrey Dean Morgan) usó su bate contra la primera de sus víctimas en la premiere de la séptima temporada, los cielos se abrieron sobre el cementerio de estrellas de Hollywood.

Después de una exhibición del capítulo inicial de la temporada, Chris Hardwick, el anfitrión del show Talking Dead, en el que se discuten los episodios de la serie, bromeó al decir que “los cielos estaban llorando”.

El elenco también, en algunos momentos. Casi la mayor parte de los actores se reunieron para la proyección durante un programa en vivo del talk show que duró 90 minutos para decir adiós a dos de los miembros del elenco: Steve Yeun, quien interpretaba al bondadoso Glenn, y Michael Cudlitz, el callado Abraham.

Creo que Glenn murió de una forma muy Glenn… sin ser egoísta”, le contó Yeun al público de Talking Dead.

Glenn fue la segunda de las víctimas de Negan.

El villano, quien debutó al final de la temporada pasada, primero usó su amado bate cubierto con púas de alambre -bautizado como “Lucille”- contra la cabeza de Abraham. La gráfica escena provocó alaridos entre los espectadores.

Después de eso, Daryl (Norman Reedus) atacó a Negan, quien eligió a Glenn como su segunda víctima.

Las últimas palabras de Glenn fueron para su esposa, Maggie (Lauren Cohan): “Te encontraré”.

Reedus, quien abrazó con afecto a su ahora ex compañero Yeun durante un homenaje por parte del programa, dijo que más en lo que viene, Daryl se sentirá tremendamente culpable por su intervención en la muerte de Glenn.

“Se siente muy responsable”, aseguró.

La escena en la premiere fue similar a como ocurre en el cómic en el que se basa la serie, al menos en lo que se refiere a Glenn. El personaje conoce su fin a manos de Negan en el número 100 de la publicación.

Yeun, quien ha estado en el show desde el inicio, recuerda haberlo leído y pensar que era “irónico”.

“Creo que incluso le dije (a Robert Kirkman, guionista del cómic): ‘No le des esa parte a nadie más’”, contó.

El programa es conocido por jugar con momentos claves de los cómics y tratarlos de una forma diferente y sorpresiva.

En este caso, no obstante, Kirkman dijo que el plan para estas muertes estaba decidido desde hace unos dos años. Estos decesos “ponen la mesa” para lo que viene y él las ve como una señal de que el programa no empezará a decaer.

Tras las muertes, hay mucho “que tiene que ser resuelto”, afirmó.

Cohan dijo que la partida de personajes considerados “pilares” han “cambiado la dinámica del programa”.

“Fue una nueva frontera para nosotros”, dijo sobre filmar sin Yeun y Cudlitz.

Cudlitz, quien ha estado en el programa desde la temporada 4, dijo que sentía como si su personaje hubiera estado viviendo un “tiempo prestado”. Pero al final estaba feliz con la gran despedida despedida y su última línea (“Lame mis…”).

“Pensé que había sido impresionante”, dijo Cudlitz. “Creo que es una forma muy, muy apropiada para que él se fuera”.