(CNN) - Después de ser sacudidos por un terremoto de magnitud 7,8, y una ola de fuertes réplicas, cientos de personas están ahora varadas en una ciudad de Nueva Zelandia cerca del epicentro del sismo.

Un estado de emergencia local fue declarado para la región de Canterbury, donde se localizan las zonas más afectadas por el sismo.

Los helicópteros están trasladando a los turistas atrapados y a los residentes de las comunidades que quedaron incomunicadas en las zonas de Hurunui y Kaikoura, según el Ministerio de Defensa Civil y Gestión de Emergencias de Nueva Zelandai.

Un par de barcos, el HMNZS Canterbury y el HMNZS Wellington, también fueron enviados a las aguas frente a la costa de Canterbury para ayudar.

Las réplicas han sacudido la región durante los esfuerzos de rescate y se espera que continúen, después del terremoto inicial la madrugada del lunes (local) que mató a dos personas.

Kaikoura, que está cerca del epicentro del terremoto, está ahora aislada del resto del país. El gobierno está trabajando para evacuar a unas 140 personas allí, según el primer ministro, John Key.

Agregó que la Marina de Estados Unidos ofreció su ayuda para trasladar a la gente a bordo de dos helicópteros en el USS Sampson, que se encuentra en la zona.

Además, medios estatales en China informaron del envío de helicópteros para evacuar a los turistas chinos en la ciudad.

Alrededor de 40 fueron evacuados hasta el momento y se espera que otros 60 sean trasladados pronto, de acuerdo con el Consulado General de China en Christchurch.

Julian Wilcox, que vive en Kaikoura, dijo que su tribu maorí abrirá su lugar de reunión ceremonial para que los afectados lo utilicen como refugio.

Ellos alojaron a 500 personas el lunes y esperan otras 200 este martes.

"En tiempos de problemas nuestro papel es cuidar de las personas, sin importar quiénes son", dijo Wilcox.

Derrumbes

Desde el terremoto inicial, se han registrado entre 80.000 y 100.000 deslizamientos de tierra, dijo GeoNet. Varias carreteras permanecen cerradas.

Aunque el suministro de la electricidad se ha restaurado en algunos lugares, las telecomunicaciones son limitadas.

"Las cosas no van a volver a la normalidad con suficiente rapidez, y va a tomar tiempo que las cosas vuelvan a ser como eran", dijo Key.