(CNN Español) - La Fiscalía General de Bolivia presentó imputación formal contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, así como contra el exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, por la presunta comisión de delitos de contratos lesivos al Estado, incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y resoluciones contrarias a la Constitución, informó la agencia oficial ABI.

A Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín los investigan por los denominados caso Focas (Formación de Capitales en Áreas Secundarias) y ENFE.

Los imputan por suscribir un decreto en el que homologaron un contrato de préstamo en 1992 a favor de la Fundación para la Producción, Fundapro. Con ese contrato, "se procedió a la adjudicación del paquete accionario de la capitalización de la empresa FCA SAM a la empresa chilena Cruz Blanca S.A., por un monto de dinero que equivalía a menos de la mitad del capital autorizado e incluso menor al del capital pagado", dicen los datos oficiales citas por ABI.

"Al tratarse de un préstamo de más de 21 millones de dólares con intereses subvencionados, implica un probable daño de gran magnitud al Estado, no solo por el monto del préstamo, sino también por el monto de los intereses que se cobraron en un monto subvencionado (1% anual), no fue autorizado por el Congreso de la República", dice parte de la imputación, reporta ABI

Sánchez de Lozada fue presidente de Bolivia en dos ocasiones: entre 1993 y 1997 y después de agosto de 2002 hasta su renuncia el 17 de octubre de 2003. Tiene 86 años.