(CNN Español) - Una mujer colombiana fue brutalmente atacada en su casa: fue violada, empalada y quemada. Ahora está en cuidados intensivos luchando por su vida.

Este nuevo caso de violencia contra la mujer se produjo en Buga, en el departamento del Valle del Cauca, al occidente de Colombia, el pasado 6 de noviembre. La mujer de 44 años fue encontrada al día siguiente del ataque y la trasladaron al Hospital San José de esa ciudad, según información de las autoridades.

"Inicialmente la señora no denunció", le dijo Julián Latorre, alcalde de Buga, a CNN en Español. Un familiar de la víctima, cuya identidad no ha sido revelada, acudió después a las autoridades para denunciar el hecho, según le dijo a este medio Sandra Salazar, asesora de la Oficina de la Mujer de la Alcaldía de Buga.

"Ya no está consciente, ahora tiene una situación crítica y se fue agravando. Tenía fuertes golpes en la cara y se le han practicado 5 cirugías", añadió el alcalde.

En un comunicado del hospital que conoció CNN en Español se reportó que la víctima entró en "malas condiciones generales", con múltiples signos de trauma, "pobre respuesta neurológica y estigmas de abuso sexual" y "déficit neurológico".

La paciente mostraba hemorragia en el cerebro, por lo que fue operada. Sus quemaduras son de grado I y II.

Según el documento, los especialistas dicen que la víctima tiene un "mal pronóstico neurológico".

Los hechos sucedieron en el barrio Sucre y actualmente el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) y la Policía Nacional están investigando los hechos.

CNN en Español habló con miembros de la Policía Nacional quienes informaron que por el momento no darán detalles sobre la investigación.

"Repudiamos el caso demencial, como lo hemos catalogado. Desde la oficina estamos trabajando para que este tipo de caso se repitan", le dijo el alcalde a este medio. Añadió que a la familia de la víctima se le está brindando seguridad permanente, pues temen por su vida.

La Oficina de la Mujer le está ofreciendo acompañamiento psicosocial y jurídico a la víctima y a sus familiares como parte de una ruta de atención que usa en estos casos. "Estamos trabajando para que cada institución asuma la responsabilidad que tiene en este caso y que pueda resolverse de manera efectiva. Como Oficina de la Mujer estamos activando las redes de apoyo y convocando a que se le haga más seguimiento a estos casos de violencia sexual, de violencia de género, no podemos permitir que estos actos se sigan presentando", le dijo Salazar a este medio.

La funcionara agregó que la hermana, el hijo y la expareja de la víctima han manifestado que tienen miedo que les pueda suceder por haber denunciado el caso.

Este hecho llega a pocos días de que en Buga se celebre la Primera Semana de lucha contra la Violencia y Discriminación contra la Mujer.

El caso recordó lo sucedido con Rosa Elvira Cely, cuya brutal violación y muerte y estremeció a la sociedad colombiana en 2012. La mujer, de 35 años, fue asesinada por Javier Velasco, su exnovio, quien tras un juicio fue condenado a 48 años en prisión.

Este caso llevó a varios congresistas a impulsar una ley en el Congreso que se hizo realidad en junio de 2015 y que entró en vigencia ese mismo año. Según la ley estos criminales podrían recibir hasta 50 años de cárcel depende del grado de brutalidad de violencia sexual ejercido contra la víctima.