(CNN) - Un bus lleno de niños se estrelló contra un árbol, dio la vuelta y se partió en dos.

Los estudiantes, conmocionados, lloraban asustados mientras un grupo de rescatistas trabajaba durante horas para sacarlos de los restos del autobús.

Mientras tanto los padres gritaban con desespero buscando a sus hijos.

“¡Ese es mi bebé!”, gritaban unos, desesperados.

Esa era la horrorosa escena que se vio este lunes en una de las calles de Chattanooga, Tennessee. El martes en la mañana, la comunidad aún estaba conmocionada.

Al menos cinco niños murieron en este accidente, según las autoridades escolares, y otros seis permanecen en cuidados intensivos.

“Cinco es un número maldito en nuestra ciudad en este momento. Estamos lidiando con una pérdida inimaginable”, dijo el alcalde Andy Berke. “La cosa más antinatural del mundo es que un padre llore la muerte de un hijo”.

‘Mi hijo se fue’

Diamond Brown sabía que su pequeño hijo de 6 años, D'Myunn, estaría sentado en la parte delantera del bus. Era donde siempre se sentaba. Siempre lo vio ahí, día tras día, al recogerlo en la parada del bus.

Al enterarse del accidente del bus a través de Facebook, este lunes, la mujer corrió a la calle y vio a los rescatistas sacando a los niños de los restos del vehículo. Les dijo a docenas de oficiales cómo estaba vestido su hijo, pero no podía encontrar a D’Myunn.

No fue sino hasta horas después, relata Brown, que las autoridades en el hospital le dijeron que su hijo había muerto.

“No pudieron hacer nada por él”, dijo ella, llorando. “Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que mi bebé se había ido. Era mi único hijo”.

D'Myunn era un niño extrovertido que hablaba mucho, amaba a Spiderman y le gustaba bailar en videos de YouTube.

De los cinco niños cuya muerte se confirmó en el accidente del lunes, tres estaban en cuarto grado en la escuela primaria de Woodmore, uno estaba en primer grado y el otro estaba en kínder, según Kirk Kelly, superintendente interina del departamento de escuelas del condado Hamilton.

¿Exceso de velocidad?

Las autoridades arrestaron al conductor del bus, Johnthony Walker, de 24 años, y lo acusaron de homicidio vehicular. Pero las investigaciones aún buscan para establecer la causa del accidente.

Ya hay una posibilidad clave en la que las autoridades se han centrado: la velocidad.

El bus escolar, que tenía docenas de niños a bordo, iba a toda velocidad por un camino estrecho y sinuoso, según el documento policial del arresto.

“El señor Walker perdió el control de bus y se desvió por la carretera, golpeando una calzada elevada y un buzón; luego se desvió a la izquierda y empezó a girar, golpeando un poste telefónico y un árbol”, dice el documento.

Según las declaraciones de los testigos y la evidencia física, Walker iba viajando a “un alto índice de velocidad, muy por encima del límite de velocidad de 30 millas por hora (unos 48 kilómetros por hora)”, según el documento oficial.

Las condiciones para manejar eran claras y secas, según el jefe de la Policía de Chattanooga, Fred Fletcher, y ningún otro vehículo estuvo involucrado en el choque.

Walker fue acusado con cinco cargos de homicidio vehicular, conducción imprudente y conducción temeraria. El hombre podría enfrentar más cargos mientras el caso avanza en el condado Hamilton, dijo el jefe de policía.

Johnthony Walker, de 24 años, era el conductor del autobús.

Johnthony Walker, de 24 años, era el conductor del autobús.

Los investigadores continúan entrevistando testigos, pero también tendrán otras evidencias a su disposición, incluyendo video y una caja informativa del bus.

Un equipo de la Junta de Seguridad de Transportación Nacional llegó a Chattanooga el martes en la mañana.

Madre del conductor: ‘Está aterrorizado’

Luego del accidente, la madre de Johnthony Walker, el conductor del bus, dijo que recibió una llamada de su hijo, quien le dijo que había tenido un “drástico accidente” y trató de explicarle lo que había pasado antes de que la policía le quitara el teléfono.

“Cuando me llamó estaba aterrorizado”, dijo Gwenevere Cook.

“Él estaba tratando de sacarlos (a los niños) del bus; todos los cuerpos estaban débiles. Había sangre por todos lados”, dijo la mujer. “Él ha estado cooperando con la policía. Minutos después me puso un mensaje de texto diciéndome que los niños estaban muertos”.

Cook expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y pidió compasión con su hijo. Según ella, Walker es padre de un niño de 3 años, tiene dos trabajos y nunca había tenido un problema antes.

Sin embargo, un documento conocido por CNN muestra que Walker ya tenía dos infracciones de tránsito: una en 2016 por un accidente a daño de propiedad y otra en 2014 por no mostrar la prueba del seguro.

“Es una horrible pesadilla”, dijo ella. “Me siento mal por mi hijo y estoy hecha trizas por las familias de las víctimas”.

Seis estudiantes permanecen en la unidad de cuidado intensivo y otros seis están hospitalizados en habitaciones regulares del hospital, según Kirk Kelly.

“Aún hay respuestas sin responder, pero nuestra prioridad siguen siendo nuestros estudiantes”, dijo Kelly este martes en la mañana y añadió que los consejeros estarían en la escuela en caso de que alguien necesite hablar con ellos.

Joe Sterling, Dave Alsup, Sheena Jones, Emily Smith, Darran Simon y Alex Leininger de CNN contribuyeron a este reporte.