(CNN) - Ya se trate de cómics y zapatillas deportivas, o de libros y arte, coleccionar se considera, en gran medida, como un pasatiempo normal, aunque ocasionalmente obsesivo.

Pero, ¿qué se puede decir de los que sólo coleccionan cosas macabras, como esqueletos fetales, taxidermia mutante de animales de granja y, digamos, los efectos personales de los asesinos en serie encarcelados?

"Morbid Curiosities: Collections of the Uncommon y Bizarre" da una mirada más cercana a estas colecciones no convencionales y a las personas detrás de ellas.

En lugar de convertirlos en excéntricos provocadores o perturbados inadaptados, el escritor Paul Gambino da una idea de sus motivaciones y personalidades.

Cabezas encogidas, esqueletos fetales y otros coleccionables extraños - Ryan Matthew Cohn comenzó a coleccionar huesos de animales de los bosques cercanos a su casa cuando era niño. Recibió su primer cráneo humano como regalo de cumpleaños cuando tenía 15 años.

Cabezas encogidas, esqueletos fetales y otros coleccionables extraños. (Cortesía: Dan Howell y Steve Prue).

Está el artista de tatuaje – inspirado en sus viajes a viejas ciudades europeas -, la asistente de un patólogo con casi un millón de seguidores en Instagram, y el escéptico caducado católico, en la búsqueda de un Rattenkönig, y muchos más.

Lo que los une desde la perspectiva de Gambino es una pasión por la historia.

"Son arqueólogos urbanos, historiadores y, en última instancia, curadores académicos de sus siempre crecientes y evolutivas colecciones personales", escribe Gambino en la introducción del libro.

"Ten la suerte de obtener una invitación para ver una de estas colecciones y hacer una pregunta sobre el origen de cualquier pieza en particular, a continuación, prepárate para ser educado y entretenido", agrega el autor.

Mira a través de la galería de arriba para que te adentres en algunas de estas extrañas colecciones personales.

"Morbid Curiosities: Collections of the Uncommon y Bizarre" de Paul Gambino y publicado por Laurence King, ya está disponible.