(CNNMoney) - El presidente electo de Estados Unidos y su familia quieren una Torre Trump en Buenos Aires, Argentina.

Ahora, la duda que queda es si Donald Trump y sus hijos están usando su nuevo poder político para acelerar el negocio en la recta final. De ser así, habría otro conflicto de intereses entre el imperio empresarial de Trump y la Casa Blanca.

El presidente electo conversó por teléfono con su homólogo en Argentina, Mauricio Macri, el pasado 14 de noviembre. En esa llamada Ivanka Trump intervino brevemente, según informó el portavoz de Macri.

Trump y Macri se conocen de tiempo atrás, pues los dos vienen de contextos familiares muy parecidos. El padre del presidente de Argentina era un hombre millonario en el negocio de los bienes raíces y los Macri hicieron negocios con Trump en Nueva York durante los años 80.

Mauricio Macri y Donald Trump eran amigos para ese momento y el mandatario argentino conoció a Ivanka desde que era una niña. Sin embargo, su portavoz niega que el tema de la Torre Trump en Argentina se haya tocado durante la llamada.

“Solo hablaron de mantener las relaciones entre los dos países, que se reiniciaron durante la administración de Macri y Obama. Hacia el final (de la llamada) recordaron su relación personal de hace años”, le dijo el portavoz Iván Pavlovsky a CNN.

Sin embargo, hay controversia.

El día en que Donald Trump resultó elegido, Eric Trump se tomó una selfie con uno de los encargados de desarrollar la torre en Argentina.

Y sólo tres días después de la conversación entre Macri y Trump, la desarrolladora inmobiliaria YY Development Group le dijo al diario La Nación que la construcción de la Torre Trump podría empezar en junio de 2017 con un presupuesto de 100 millones de dólares. Sólo les falta la aprobación del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Después, YY Development Group publicó un comunicado de prensa presentando la construcción de la torre de Argentina como otro de los negocios de Donald Trump en Latinoamérica. Es decir, como si fuera un hecho.

“Panamá, Brasil, Uruguay y muy pronto Argentina. El magnate Donald Trump expande sus 'ultraexclusivas' torres por América del Sur”, aseguró el comunicado. YY Developmente Group, además, construyó la Torre Trump en Punta del Este, Uruguay.

Ahora, la aprobación del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires no parece ser muy difícil de conseguir. El alcalde de la capital argentina, Horacio Rodríguez Larreta, fue el jefe de personal de Macri cuando este último se desempeñaba como mandatario de la ciudad entre 2007 y 2015. Hace un año, Larreta asumió el anterior trabajo de su jefe.

Ni Larreta, ni un portavoz del gobierno de la ciudad ni YY Development Group respondieron los correos electrónicos que se les enviaron para conocer sus declaraciones.

La polémica se encendió este fin de semana cuando dos periodistas argentinos, Jorge Lanata y Romina Manguel, afirmaron en televisión que Trump le pidió ayuda a Macri para conseguir la aprobación de la torre durante la conversación que los dos mantuvieron el pasado 14 de noviembre. Lanata aseguró que Trump habló “medio en chiste, medio en serio”, pero no citó ninguna fuente.

Tanto el portavoz de Trump como el de Macri negaron que eso haya sucedido.

Trump conoce a Macri hace décadas. Incluso, dedicó algunas páginas de su libro The Art of the Deal a detallar cómo había ayudado a Franciso Macri, padre del presidente de Argentina.

“El equipo de Macri tenía bastante capacidad intelectual. Lo que les faltaba era experiencia práctica, especialmente en Nueva York”, escribió Trump. Y agregó que él mismo le hizo un gran favor a la familia Macri al ayudar a Francisco a salir de un problema que tuvo con una empresa inmobiliaria en esa ciudad.

Sin embargo, Macri, quien se convirtió en presidente de Argentina el pasado diciembre, aseguró en una entrevista a principios de este año, con '60 Minutes', que recordaba a Trump un poco diferente.

“Estábamos en una posición bastante débil, pero podría decir que empatamos”, sostuvo Macri. Y añadió que Trump era el mejor negociante en el mundo.

Aunque, los dos nunca han sido muy cercanos. Macri manifestó su apoyo a Hillary Clinton en septiembre pasado.

Este lunes, Trump apareció para criticar la cobertura noticiosa sobre la polémica de la torre en Argentina: en su perfil de Twitter publicó “antes de la elección se conocía ampliamente que yo tenía intereses en propiedades en todo el mundo. ¡Sólo los medios torcidos hacen de esto un asunto más grande!”.

La Organización Trump cuenta con 150 compañías en 25 países.