(CNN) - Las fuerzas del régimen sirio han entrado en el este de Aleppo y retomaron partes de su distrito más grande, lanzando un asalto por tierra para tomar el control de la zona controlada por los rebeldes.

La ofensiva para recuperar la zona clave de Masaken Hanano fue apoyada por ataques aéreos del régimen y marcó la primera vez que las fuerzas gubernamentales retoman una parte significativa en el este de Aleppo desde que los rebeldes tomaron la zona hace más de cuatro años.

Las fuerzas gubernamentales también entraron en el barrio de Jabal Badru el domingo, dividiendo el este de Aleppo en dos.

Aleppo se divide entre las zonas controladas por el gobierno en el oeste y por los rebeldes en el este. Bachar al Asad prometió retomar toda la ciudad, que una vez fue el corazón comercial de Siria y ahora es uno de los últimos reductos urbanos todavía en manos de los rebeldes.

El este de la ciudad se ha convertido en el epicentro de la brutal guerra civil de cinco años de Siria. Gran parte de ella se ha reducido a escombros debido a los intensos bombardeos de las fuerzas del régimen respaldadas por la fuerza aérea rusa, mientras la crisis humanitaria tiene una escala catastrófica.

Al menos 46 personas murieron y 325 resultaron heridas el sábado cuando las fuerzas del régimen entraron al este de la ciudad, de acuerdo con el grupo de rescate voluntario Defensa Civil Siria, también conocido como los Cascos Blancos, y el activista Aleppo Media Center.

La Cascos Blancos dijeron que se registraron al menos 150 ataques aéreos y 2.500 ataques con proyectiles de artillería en la ciudad y sus alrededores el sábado.

El ejército sirio dijo el domingo que sus unidades están garantizando las rutas de salida de 1.500 personas de Aleppo oriental a las zonas de régimen, según la agencia estatal de noticias SANA.

Pero algunos civiles dijeron a CNN que no iban a salir de Aleppo, ya que no tienen otro lugar a donde ir. Muchos dicen que temen represalias o ser separados de sus familiares.

10.000 personas dejan Aleppo

Alrededor de 10.000 personas han dejado las zonas controladas por los rebeldes en el este de Aleppo en los últimos días en medio de amplios avances del ejército de Siria, según un grupo observador de derechos humanos basado en Reino Unido.

Cerca de 6.000 personas han huido a áreas controladas por las fuerzas kurdas, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos este lunes.

Además más de 3.000 civiles —más de la mitad son niños— han huido a zonas controladas por el gobierno de la ciudad en las últimas 24 horas, según medios estatales de Rusia y Siria que citan al centro ruso de reconciliación en Siria que está situado en la base militar de Hmeymim.

La agencia estatal de noticias siria SANA reportó que “cientos” civiles más huyeron a partes controladas por el gobierno de la ciudad.

"Una pesadilla sin fin"

La agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, informó que cerca de medio millón de niños viven en estado de sitio en Siria, una cifra que se ha duplicado en menos de un año.

Los niños viven en 16 áreas, privados de ayuda y servicios básicos, dijo UNICEF.

"Para millones de seres humanos en Siria, la vida se ha convertido en una pesadilla sin fin – en particular para cientos de miles de niños que viven en estado de sitio. Los niños están siendo asesinados y heridos, tienen demasiado miedo de ir a la escuela o incluso jugar, sobreviven con pocos alimentos y casi ninguna medicina", dijo el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, en un comunicado.

UNICEF calcula que 100.000 niños viven bajo estado de sitio solo en el este de Aleppo solo. Se cree que alrededor de 250.000 personas están atrapadas allí.