(CNNMoney) - La muerte del líder cubano Fidel Castro tiene a los inversionistas empezando a saborear la posibilidad de que las grandes compañías de Estados Unidos puedan hacer muchos más negocios en Cuba.

Las acciones de Herzfeld Caribbean Basin Fund, un fondo que invierte en compañías con grandes operaciones en países del Caribe, subieron más de 10% el lunes.

Cuba, desde luego, es una nación caribeña. Y para entender por qué subieron las acciones solo te basta con mirar el símbolo de la empresa en la bolsa de valores: CUBA.

Los inversionistas podrían estar llamando febrilmente a sus corredores de bolsa para conseguir la acción de CUBA. ¿Pero se están adelantando?

Sí, el fondo CUBA tiene inversiones en varias acciones estadounidenses que podrían (hacemos énfasis en podrían) beneficiarse de unas relaciones normalizadas con Cuba.

Por ejemplo, el holding principal del fondo CUBA es MasTec, un negocio de servicios de construcción con sede en el sur de la Florida que fue fundado por un inmigrante anticastrista, el fallecido Jorge Mas Canosa. El negocio ahora es manejado por sus hijos.

Los operadores de cruceros Royal Caribbean, Norwegian y Carnival también están entre los 10 principales holdings del fondo. También lo está Copa Holdings, una aerolínea latinoamericana con sede en Panamá.

Pero los inversionistas deberían ser cautos. Puede parecer sobre la superficie que los negocios estadounidenses podrían finalmente hacer negocios en Cuba. Pero ese no es necesariamente el caso.

El CUBA más que se duplicó en poco más de una semana a finales de diciembre de 2014 cuando el presidente Barack Obama anunció sus planes para normalizar relaciones con Cuba.

Pero el acuerdo podría quedar en el aire tras la elección de Donald Trump.

Trump tuiteó el lunes que todo cambiaría si Cuba no hace cambios significativos en la forma en que trata a su pueblo.

“Si Cuba no está dispuesto a hacer un mejor trato para la gente cubana, los cubano-americanos y Estados Unidos como un todo, terminaré con ese acuerdo”, tuiteó Trump.

Los senadores cubanoamericanos Ted Cruz y Marco Rubio —ambos exrivales de Trump en la primaria republicana— también han dicho que quieren que Trump mantenga la presión sobre Raúl Castro, el hermano menor de Fidel y actual presidente.

Pero Thomas Herzfeld, presidente de Thomas J. Herzfeld Advisors, el grupo asesor del fondo CUBA, dijo que cree que Trump no necesariamente deshará el trabajo de Obama.

"Si el gobierno cubano hace cambios reales en cuanto a libertad política y democracia, no hay duda de que Trump acogerá comercio pleno con Cuba", dijo.

En todo caso los inversionistas deben tener en cuenta que modernizar Cuba implica mucho trabajo.

No es como si las compañías puedan mover un interruptor y de repente cosechar grandes ganancias.

Tomará un tiempo antes de que Cuba se vuelva un gran destino turístico para los estadounidenses y tenga una gran clase media que pueda hacer a Cuba un mercado atractivo para las compañías blue chip —empresas estables con liquidez alta—, esas grandes empresas con marcas arraigadas entre los consumidores.

Por último, vale la pena señalar que el fondo CUBA es lo que se conoce como un fondo cerrado. Eso significa que no emite nuevas acciones para satisfacer la demanda de los inversionistas.

Así que la emoción por el fondo CUBA puede deberse más a la escasez del suministro de acciones y no a un verdadero optimismo sobre las compañías en las que el fondo invierte. En esa línea, las acciones de ninguno de los holdings en realidad crecieron el lunes.

Los inversionistas expertos parecen darse cuenta de que las grandes compañías estadounidenses no se convertirán en empresas poderosas en La Habana y el resto de Cuba de la noche a la mañana.