(CNN) - Ronald y Carla Hiers, ambos en sus sesentas, tuvieron una sobredosis tras aspirar heroína y no se habían fijado en el público al que habían atraído, algunos riéndose y bromeando sobre su estado. El grupo rodeó a la pareja que apenas se podía mover mientras estaban desmayados en una acera a mitad del día.

Un hombre, Courtland Garner, transmitió un vulgar video de la pareja en Facebook Live mientras otros tomaban fotos. Ambos estaban a unas pocas cuadras del distrito médico de Memphis, y ningún transeúnte preguntó si estaban muertos, incluso revisando el pulso de Ronald.

No estaban muertos.

Ahora, a casi dos meses de que el video se volviera viral, Ronald Hiers se ha pronunciado por primera vez, y en exclusiva para CNN. Tanto él como su esposa sobrevivieron ese día tras ser auxiliados por la asistencia médica, que les aplicó la droga Narcan, que puede reversar las sobredosis con opiáceos. A ambos se les dieron ayudas del centro Turning Point para que fueran a rehabilitación en locaciones separadas. Hiers miró detenidamente el video de lo que ocurrió el 3 de octubre, el incidente del que él asegura no tener recuerdos, y se siente apenado al oír como la gente se reía y bromeaba mientras él apenas se podía mover. A su esposa se le ve boca abajo sobre el concreto.

Roland Hiers se recupera de su adicción en Mississippi.

Roland Hiers se recupera de su adicción en Mississippi.

"Soy un hijo, un esposo, un hermano, un abuelo, un padre. Soy un ser humano", dice. "Eso es lo que mucha gente no ve. Esos eran dos seres humanos".
Hace un par de semanas, Ronald terminó un tratamiento en un centro de rehabilitación en Southaven, Mississippi (justo al cruzar la frontera estatal de donde ocurrió la sobredosis) y vivirá en una
casa comunitaria supervisada para que le ayuden a una transición que le permita regresar a la vida en el mundo exterior y permanezca limpio. Carla ha estado recibiendo tratamiento en un local de Turning Point en Massachusetts.

El video que los salvó

El video de Facebook Live que fue transmitido al mundo, el que Ronald ha calificado como el punto más bajo de su vida, ha tenido más de tres millones de vistas en la página de Facebook de Garner. Pero parte de lo que atrae e irrita a los que ven el video es que se escucha al mismo Garner reírse de la pareja.

Garner, quien grabó a la pareja en su peor estado, no respondió a nuestros pedidos para una entrevista, pero sí respondió preguntas de comentaristas online quienes lo criticaron por no ayudar a la pareja y por reírse de ellos. Él le dijo a un reportero que ya alguien había llamado al servicio de emergencias 911.

Le dijo a WREG, afiliada a CNN, que se rió porque "hacían cosas de niños. Era un espectáculo que me hizo reír". En otro Facebook Live que puso en su perfil el día después del incidente, él explicó por qué grabó a la pareja en vez de tratar de ayudarlos.

"No trato con gente drogadicta. No sé de lo que son capaces", dijo. "Sé que hay niños viendo las redes sociales".

Ronald Hiers estaba visiblemente molesto al oír la risa de Garner y de otros a costas suyas, pero afirmó que no estaba enojado con él.

"Él no me puso en esa situación, fuimos nosotros los culpables. Si hubiera sido su madre o su padre el que estuviera en la acera, él hubiera llamado al 911 en vez de grabar un video para ver cuántos hits puede alcanzar".

Cómo obtuvieron ayuda

Fue la hija de 34 años de Ronald la que, en última instancia, obtuvo la ayuda para la pareja. Esta madre de tres hijos, quien desea permanecer en el anonimato, dijo que ha tenido una tensa relación con su padre, con un mínimo contacto por más de una década.

"Tan pronto tuve a mi hija a los 21 años, me dije a mí misma 'termino contigo. No voy a exponer a mi hija a todo lo que yo estuve expuesta", aseguró. "Lo expulsé completamente de mi vida".
Días después de la sobredosis, WREG hizo un reporte sobre el video, y la hija de Ronald lo vio. Era su cumpleaños y esa coincidencia la conmovió. "Era como 'Dios, ¿qué estás tratando de decirme?

¿Qué se supone que haga con esto?' No puedo evitarlo. Todos hemos tratado, le hemos dicho que busque ayuda. Le hemos dado dinero", afirmó.

"Estoy muy optimista acerca de mi recuperación, y siento que Dios se ha fijado en mí y me ha sacado de una situación muy peligrosa", se lee en un pronunciamiento de la autoría de Ronald.

"Desde que apareció el video, he aprendido que puedo creer en la gente, algo que nunca hice antes... no me siento desesperanzado e inútil".