(CNN) - Al menos medio millón de personas atrapadas en medio de la ofensiva en la ciudad iraquí de Mosul ahora no tienen acceso al agua corriente, dijo la ONU a CNN el miércoles.

Uno de los tres principales canales de agua fue alcanzado cuando las tropas iraquíes contraatacaron a los militantes de ISIS en el este de Mosul.

El conducto dañado permanece en el interior del territorio del grupo, por lo que es inaccesible para reparaciones, según un comunicado de UNICEF publicado el miércoles.

La ofensiva de las tropas iraquíes comenzó en octubre para liberar a Mosul después de más de dos años bajo control de ISIS. Mosul es último bastión del grupo terrorista en Iraq.

Funcionarios y testigos admiten que se ha producido una interrupción en la distribución de agua, pero dijeron que el siniestro plan de ISIS ha intensificado el problema. El grupo ha cortado intencionalmente el suministro de agua a los barrios cercanos a la línea del frente, de acuerdo con Zuhair Hazem al-Jabouri, funcionario de Mosul, responsable de la supervisión de los servicios de agua y energía de la ciudad.

"Ellos (ISIS) cortaron la electricidad a las estaciones de agua que alimentan varios barrios en los que están avanzando las tropas iraquíes", dijo Jabouri. "Están privando a la gente de agua potable en el este de Mosul. Quieren obligar a la gente a retirarse con ellos con el fin de utilizarlos como escudos humanos".

La ONU no pudo verificar los informes, pero dijo que la política de la indiferencia del grupo ha significado sufrimiento para más de 1 millón de civiles todavía dentro de Mosul.

"Hay un claro patrón que hemos visto en muchas de las ciudades y pueblos que ISIL ha ocupado: van a utilizar el agua, la comida, lo que sea para coaccionar a la población. Utilizan a las personas como escudos humanos. Obligan a la gente a ir a la línea de fuego...", dijo a CNN Lise Grande, coordinadora humanitaria de la ONU en Iraq, un acrónimo alternativo para ISIS.

"Las fuerzas iraquíes se han comprometido a proteger a los civiles. Están luchando para deshacerse de ISIS en Mosul y tratando de proteger a las familias, al mismo tiempo que las fuerzas de ISIL están perjudicando a la gente intencionalmente", dijo Grande.

El grupo terrorista mantiene el control de las plantas de agua y electricidad que dan servicio a miles de hogares en Mosul, la segunda ciudad más grande de Iraq.

"Tenemos información de que ISIS cierra y abre el acceso al agua a su antojo", agregó Sabah al-Numan, portavoz de las fuerzas antiterroristas de Iraq.