(CNN) - Corea del Norte rechazó furiosamente las sanciones de las Naciones Unidas, acusando a los miembros del Consejo de Seguridad de ser "marionetas" de Estados Unidos.

La desafiante declaración se produjo el jueves, después de que el Consejo de Seguridad aprobó por unanimidad, el 30 de noviembre, imponer nuevas sanciones a Corea del Norte, paralizando alrededor de 800 millones de dólares en exportaciones, incluyendo carbón y cobre.

Las nuevas restricciones son la respuesta a la prueba de ojiva nuclear que el régimen norcoreano llevó a cabo en septiembre, su quinta y potencialmente más poderosa prueba.

"Obama y sus lacayos están muy equivocados si calculan que pueden obligar a Corea del Norte a abandonar su línea de armamento nuclear y socavar su estatus como potencia nuclear mediante sanciones", se lee en el comunicado del gobierno norcoreano.

Además de una nueva restricción a las exportaciones, Corea del Sur anunció que bloquearía la entrada a Corea del Norte de expertos nucleares extranjeros si su trabajo era una amenaza.

Funcionarios de Corea del Norte en la lista negra

Funcionarios norcoreanos de alto rango también serán incluidos en listas negras como parte del nuevo embargo, según la declaración de Corea del Sur.

"Hemos ampliado el número de los que están sujetos a sanciones, agregando a la lista 35 entidades y 36 individuos que están jugando un papel crítico en el desarrollo de armas de destrucción masiva y que contribuyen a los esfuerzos del régimen de Corea del Norte para asegurar moneda extranjera", dijo en conferencia de prensa el ministro de Coordinación de Políticas Gubernamentales, Lee Suk-Joon.

Este viernes, el gobierno japonés confirmó que adoptarían medidas similares a Corea del Sur.

En una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, el primer ministro Shinzo Abe dijo que el gobierno había decidido endurecer las sanciones debido a las repetidas pruebas nucleares de Corea del Norte y el secuestro de extranjeros.

Sanciones "contraproducentes y peligrosas"

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ya impuso una serie de sanciones a Corea del Norte en 2016, también en respuesta a un ensayo nuclear en enero.

Las sanciones del miércoles están destinadas a cortar el suministro de dinero en efectivo destinado a sus programas de misiles, cortando las exportaciones de carbón y metales no ferrosos.

"La resolución de hoy incluye el más duro y completo régimen de sanciones jamás impuesto por el Consejo de Seguridad", dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un discurso el miércoles.

Pero en una pieza escrita para CNN, John Delury, profesor asociado de estudios internacionales de la Universidad de Yonsei en Seúl, dijo que las estrictas sanciones eran "contraproducentes y peligrosas".

"Las sanciones 'integrales' aíslan más a Corea del Norte y aumentan los riesgos de una guerra que nadie quiere, una guerra que podría ser verdaderamente catastrófica", escribió.