(CNN) - Donald Trump volvió a mostrar disposición para confrontar a Beijing al cuestionar si Estados Unidos debería conservar su añeja postura de que Taiwán es parte de "una sola China".

"Entiendo plenamente la política de 'una sola China', pero no sé por qué tenemos que estar atados a la política de 'una sola China' a menos que tengamos un acuerdo con China que aborde otras cosas, incluyendo el comercio", dijo Trump en Fox News Sunday.

Trump desató la polémica al contestar una llamada de la presidenta de Taiwán. Estados Unidos reconoce a Taiwán como parte de China y funcionarios chinos reaccionaron con molestia debido a que se trató de la primera conversación en décadas entre un líder taiwanés y el presidente o el presidente electo de Estados Unidos.

Trump dijo el domingo que no dudaría en molestar a China sino hasta que el país se siente a negociar sobre comercio y rompa sus lazos con Corea del Norte.

"Quiero decir, mira, hemos sido muy maltratados por China con la devaluación, con pesados impuestos fronterizos aunque nosotros no los gravamos a ellos, con la construcción de una gran fortaleza en medio del Mar de China, la cual no deberían estar construyendo, y francamente con no ayudarnos en nada con Corea del Norte", dijo Trump.

"Tienes a Corea del Norte. Tienes armas nucleares, y China podría solucionar el problema, y no nos están ayudando en nada", dijo Trump. "Así que no quiero que China me imponga condiciones y ésta fue una llamada dirigida a mí. Yo no hice la llamada, y fue una llamada, una llamada muy corta diciendo "felicidades, señor, por la victoria".

"Fue una llamada muy amable. Corta. ¿Y por qué otro país debería poder decir que no puedo tomar una llamada? Creo que de hecho, para ser honesto, hubiera sido muy irrespetuoso no tomar la llamada".