(CNN) - Los yihadistas de ISIS han retomado la antigua ciudad de Palmira en Siria, según medios del gobierno de ese país, una agencia de noticias ligada a la organización terrorista y un grupo promotor de derechos humanos.

La agencia de noticias siria, SANA, informó que más de 4.000 militantes invadieron la ciudad desde "varias direcciones", a pesar de haber sufrido fuertes pérdidas por los bombardeos de la Fuerza Aérea de Siria. El Ministerio de Defensa de Rusia informó de que sus aviones también habían participado en la campaña aérea.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (SOHR, por sus siglas en inglés), basado en Londres, confirmó que Palmira había caído en manos de ISIS el domingo, después de que las fuerzas armadas sirias se retiraron de la ciudad, dijo la organización.

"A pesar de los ataques aéreos en proceso, el IS retomó totalmente Palmira después de que el ejército sirio se retiró al sur de la ciudad", dijo el jefe del Observatorio, Rami Abdel Rahman, utilizando otro acrónimo para el grupo terrorista.

La propia división de medios de ISIS, la agencia de noticias Amaq, también informó que las fuerzas del grupo yihadista habían recuperado el "control total" de la ciudad.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que sus aviones habían llevado a cabo 64 ataques aéreos durante la noche y afirmó haber matado a 300 militantes en la incursión.

"Once carros de combate y vehículos de combate de infantería, 31 autos con ametralladoras pesadas, y más de 300 militantes fueron destruidos", informó el Ministerio, según la agencia de noticias estatal Sputnik.

Segunda ocupación

ISIS tomó por primera vez control de la ciudad de Palmira, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, en mayo de 2015. Las fuerzas del gobierno sirio la recuperaron en marzo de este año.

Pero el sábado, ISIS hizo nuevas incursiones en la ciudad, mientras las tropas sirias se centran en una operación terrestre en la ciudad de Aleppo, dijo el SOHR.

SANA agregó que el grupo yihadista había transportado tropas desde Raqqa, su capital de facto en el norte de Siria, y de la ciudad de Deir Ezzor, en el este del país.

Los combatientes de ISIS tomaron casi toda la ciudad el sábado antes de que aviones de combate rusos iniciaran un bombardeo intenso, obligando a los militantes a retirarse a los huertos y pueblos en las afueras de Palmira.

ISIS destruyó muchos de los tesoros antiguos de la ciudad, incluyendo el Arco de Triunfo, de cerca de 1.800 años de antigüedad, y los templos de Baalshamin y de Bel, de unos 2.000 años de antigüedad.

El grupo decapitó al experto que se ocupaba de las ruinas.

Siria dijo que ISIS también destruyó dos sitios sagrados musulmanes: un santuario de 500 años de antigüedad y una tumba donde supuestamente un descendiente del primo del profeta Mahoma fue enterrado.

Palmira era un oasis caravana cuando los romanos llegaron al lugar a la mitad del primer siglo de nuestra era.

En los siglos siguientes, la zona "se sitúa en el cruce de varias civilizaciones", mezclando arte y arquitectura griega, romana y persa, según la UNESCO, la agencia de la ONU que documenta los más importantes sitios culturales y naturales del mundo.

Marilia Brocchetto, Fred Pleitgen y Mohammed Tawfeeq contribuyeron con este reporte.