(CNN Español) - Un juez federal de Argentina ordenó el embargo de dos hoteles y otras propiedades pertenecientes a Máximo y Florencia Kirchner, hijos de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, como parte de una investigación por lavado de dinero, informó la agencia Telam. 

El embargo ordenado por el juez Julián Ercolini incluye 16 inmuebles, entre ellos los hoteles Alto Calafate y La Aldea, que integraban la herencia dejada por el fallecido expresidente Néstor Kirchner a sus hijos y la parte de esa sucesión cedida por en marzo por la expresidenta, según Télam.

La inhibición de bienes de los hijos de la expresidenta se suma al embargo por 10.000 millones de pesos (unos 625 millones de dólares) ordenado a comienzos de esta semana por el mismo juez.

La expresidenta es investigada en una causa por direccionamiento de obras públicas viales al grupo Austral, así como por administración fraudulenta agravada.

Cristina Fernández de Kirchner ha utilizado las redes sociales para negar los señalamientos y criticar a la justicia, los medios y al presidente Mauricio Macri.