(CNN) - Un gran bloque de hielo se desprenderá de la Antártida y los científicos dicen que será una de las mayores rupturas registradas.

Larsen C —una barrera de hielo en el oeste dela Antártida— actualmente está adherido a su bloque madre por 20 kilómetros de hielo, según el equipo de investigación británico del Project MIDAS.

Una vez se separe, la ruptura producirá un iceberg de alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de Trinidad y Tobago, o el estado de Delaware.

En agosto, los investigadores de MIDAS reportaron que la grieta en Larsen C creció 22 kilómetros en un periodo de seis meses. En diciembre la grieta se aceleró, tomando otros 18 kilómetros más a través del hielo glaciar en un mes.

Aunque no es la primera vez que en la Antártida se producen icebergs de esa forma, la separación de Larsen C cambiará significativamente el paisaje del continente.

"Cuando se separe, la plataforma Larsen C perderá más de 10% de su área para dejar el frente de hielo en su posición más alejada que se haya registrado; esto cambiará fundamentalmente el paisaje de la península antártica", dijo Adrian Luckman, investigador jefe, en un comunicado publicado en el sitio web de MIDAS.

Martin O'Leary, un investigador de MIDAS, le dijo a CNN que un gran iceberg podría hacer que el bloque de hielo restante sea inestable, causando que los niveles del mar suban y a cambios generalizados en el paisaje antártico.

"Creo que en términos del impacto que el iceberg tiene en el océano es un evento espectacular pero no va a ser una gran cosa por sí misma: el iceberg es grande pero los océanos son mucho más grandes", añadió O'Leary.

En 2002, la barrera de hielo vecina de Larsen C, Larsen B, se rompió de forma violenta del bloque principal, rompiéndose en millones de pedazos, acelerando una masa de hielo roto en la corriente antártica.

Antes de que Larsen B colapsara, mostró un patrón similar a Larsen C. En 1995, otra barrera de hielo, Larsen A, también se separó de la misma masa de hielo.

Desde entonces, los investigadores de MIDAS han estado monitoreando al Larsen C con atención.

O'Leary dijo que las rupturas de Larsen A y Larsen B' fueron "inequívocamente relacionadas con el cambio climático", pero hasta ahora los investigadores no vinculan el calentamiento global con la separación de Larsen C.

El equipo dice que la separación de Larsen C probablemente es causado por los patrones geográficos naturales que han estado marcados en su investigación durante décadas.