(CNN Español) - ¿Es posible producir casi toda la electricidad que requiere un país al año sin combustibles fósiles? Sí, Costa Rica lo ha demostrado por segundo año consecutivo y quiere repetir la hazaña en este 2017.

Según el Instituto Costarricense de Electricidad, ICE, en 2016 Costa Rica sumó 271 días sin requerir combustibles fósiles para alimentar el servicio de electricidad que funcionó con fuentes renovables. Además, el Sistema Eléctrico Nacional, SEN, registra que desde el 18 de junio hasta el 31 de diciembre pasado, solo un día fue necesario el uso de hidrocarburos para generar energía eléctrica.

Así es la Planta Hidroeléctrica Reventazón, la más grande de Centroamérica se inauguró

Así es la Planta Hidroeléctrica Reventazón, la más grande de Centroamérica se inauguró

Las cifras van más allá. Por segundo año consecutivo este país de cinco millones de habitantes logró sobrepasar el 98% de electricidad con fuentes renovables. En 2016 Costa Rica produjo 10.778,32 gigavatios por hora (GWh), de los cuales el 74,39% provino del agua, el 12,43 % de geotermia, el 10,65% del viento, el 0,73% de Biomasa y el 0,01% del Sol, para un total de 98,21%, un porcentaje ligeramente inferior al 2015 cuando llegó a 98,99%, todo un récord en uso de fuentes limpias para este país.

El presidente del ICE, Carlos Obregón, dijo a CNN que el logro es producto de una visión de largo plazo con criterios establecidos en 1949, año en que se fundó esta entidad.

Obregón explicó además que los planes en generación eléctrica de Costa Rica tienen un horizonte de 20 años. “El modelo eléctrico de Costa Rica es un ejemplo para el mundo, donde el uso de hidrocarburos solo se contempla de respaldo para situaciones muy críticas”, dijo.

(Crédito Djenane Villanueva)

(Crédito Djenane Villanueva)

El informe Renewables 2016–Global Status Report que publicó el año pasado la organización REN21, colocó a Costa Rica como el país con la matriz de mayor participación renovable del planeta.

En 2015 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, destacó a Costa Rica como líder regional en producción de electricidad a partir de fuentes limpias.

La planta más grande de Centroamérica

Precisamente en 2016 Costa Rica estrenó la planta hidroeléctrica más grande de Centroamérica, lo que facilitó reducir al mínimo el uso de energía generada por combustibles fósiles.

La planta está ubicada en Siquirres, una localidad del Caribe costarricense, con un embalse de 700 hectáreas y una represa de 130 metros de altura. Según el ICE, tiene capacidad para abastecer a más de medio millón de hogares con electricidad sin un solo vatio procedente de hidrocarburos, su potencia es de 305,5 megavatios.

Durante su inauguración el presidente Luis Guillermo Solís resaltó que desde el siglo XIX Costa Rica tuvo la idea de preservar bosques para garantizar agua y utilizarla en la generación de electricidad. Costa Rica iluminó su capital, San José, en 1884 con energía hidroeléctrica.

(Crédito: Djenane Villanueva)

(Crédito: Djenane Villanueva)

El río Reventazón alimenta esta hidroeléctrica que lleva el mismo nombre y según expertos, también impulsa el propósito de Costa Rica de alcanzar una matriz energética carbono neutral, buscando cero emisiones contaminantes.

Para Carlos Roldán, especialista en energías del Tecnológico de Costa Rica, a nivel centroamericano la escasez que hay de carbón y gas natural hace que los países vecinos generen un 40% o un 50 % de su energía quemando derivados del petróleo, por lo que el proyecto no solo viene a ayudar a Costa Rica en su meta carbono neutralidad, sino también le permitirá exportar. “Esto ayudará a los países centroamericanos a reducir el consumo de combustibles fósiles”, explicó Roldán.

El proyecto que se comenzó a construir en 2010, consta de 2.000 hectáreas y tuvo un costo aproximado de 1.400 millones de dólares.