(CNN Español) - La audiencia de acusación contra Rafael Uribe Noguera por el brutal asesinato de la niña Yuliana Samboní, que conmovió a Colombia a principios de diciembre pasado, se llevará a cabo este miércoles en horas de la tarde a través de una videoconferencia por Skype, según le confirmó una fuente de la Fiscalía de Colombia a CNN en Español.

La Fiscalía tomó esa decisión por motivos de seguridad, pues, según explicó la fuente, cada vez que se traslada a Uribe Noguera de su centro de prisión a las audiencias, algunas personas tratan de agredirlo. Así ha pasado en otras oportunidades, como el día que lo sacaron de la Clínica Monserrat -a la que fue llevado por su familia después de cometer el crimen que luego confesó- y cuando ingresó al búnker de la Fiscalía después de su detención, relató la fuente.

La audiencia privada y virtual se llevará a cabo este miércoles a las 3:00 de la tarde, hora colombiana.

Rafael Uribe Noguera reconoció el pasado mes de diciembre ante la Fiscalía el secuestro, tortura, violación y asesinato de la niña de siete años.

Según reveló el mes pasado el director Nacional de Fiscalías, Luis González, el ente acusador pedirá la condena máxima contra el confeso asesino, quien es procesado por los delitos de feminicidio agravado, acceso carnal violento y secuestro en el caso de Yuliana Samboní, la niña de 7 años que fue violada y asesinada el pasado 4 de diciembre, en un exclusivo sector de la capital colombiana.

El sindicado no será procesado por tortura, un delito que se le había imputado el pasado 7 de diciembre, pues al analizar los dictámenes del Instituto de Medicina Legal, los estudios que se hicieron sobre el cuerpo de Yuliana y los elementos probatorios, la Fiscalía consideró que “aquellas señales de violencia hacen parte de la tipificación y de la conducta del acceso carnal violento y hacen parte de los agravantes que van a exponer sobre el feminicidio”, informó Luis González, director Nacional de Fiscalías, el pasado 15 de diciembre en una rueda de prensa.

Según le confirmó una fuente de la Fiscalía a CNN en Español, Rafael Uribe Noguera confesó su atroz crimen luego de pedir ser escuchado nuevamente en una declaración ante los fiscales, el 15 de diciembre del 2016.

Tres días antes, el 12 de diciembre, el Instituto de Medicina Legal aseguró que, tras realizar la necropsia a Yuliana, encontró material genético de Rafael Uribe Noguera en su cuerpo. Según el director del centro forense, Carlos Valdés, los exámenes de laboratorio confirmaron “la relación que tuvo el señor Rafael Uribe con la muerte y el abuso sexual de la menor”. El primer informe de Medicina Legal arrojó que Yuliana murió estrangulada.

El pasado 3 de enero la Fiscalía dictó medida de aseguramiento contra los hermanos de Rafael Uribe Noguera —Catalina y Francisco— por ser posibles autores del delito de favorecimiento en el marco de la investigación del caso Samboní.

“La medida restrictiva se hace necesaria por el riesgo de obstrucción a la justicia y la capacidad que tienen los procesados de evadir la acción de las autoridades”, indicó la Fiscalía en un comunicado.

“No avisaron, eludieron la acción de las autoridades, ayudaron a su hermano con la omisión de llamar al Gaula (grupo del Ejército que investiga y lucha contra el secuestro) cuando lo encontraron”, dijo la delegada de la Fiscalía citada en el comunicado.

Según explicó la Fiscalía, “estas dos personas sabían de la ubicación de la camioneta y de lo que estaba pasando en el apartamento. Llevaron hasta un taxi al presunto autor de la violación y homicidio de la pequeña a la Clínica Monserrat y pasaron horas eludieron en todo momento la labor de las autoridades, explico la delegada fiscal”.

Francisco Uribe Noguera dijo en entrevista con la revista Semana el 18 de diciembre que él entró al apartamento a través de una terraza, pues Rafael no atendía los llamados que estaba haciendo Catalina desde la puerta para que los dejara ingresar y averiguar qué estaba pasando.

Francisco Uribe Noguera aseguró el pasado 9 de diciembre ante periodistas a las afueras de la Fiscalía, que lamentaba profundamente el crimen del que fue víctima Yuliana Samboní."Estoy profundamente compungido, pedimos perdón por mi hermano", fueron sus palabras.

Catalina Uribe Noguera aún no ha hecho un pronunciamiento público.

En una audiencia previa la semana anterior, los hermanos Uribe Noguera se declararon inocentes de los cargos.