(CNNMoney) - El número de personas sin trabajo en el mundo alcanzó la cifra de 200 millones en lo que va del 2017, estableciendo un nuevo récord. Y aquellas personas con empleo no deberían esperar un aumento, al menos no próximamente.

Esas son las conclusiones de una investigación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una agencia que reúne a gobiernos, empleados y representantes de los trabajadores de 187 países.

En un informe publicado esta semana, la OIT asegura que se espera que el desempleo global aumente en 3,4 millones este año y en unos 2,7 millones en el 2018, porque la mano de obra está creciendo a un ritmo más rápido de lo que se están creando puestos de trabajo.

Casi la mitad de los trabajadores del sur de Asia viven en condición de extrema o moderada pobreza, según la OIT.

Casi la mitad de los trabajadores del sur de Asia viven en condición de extrema o moderada pobreza, según la OIT.

“El crecimiento económico sigue siendo decepcionante”, dijo Guy Ryder, director general de la OIT. “Eso crea una imagen muy preocupante de la economía global y su capacidad de generar suficientes empleos, mucho menos empleos de calidad”.

La OIT también tiene malas noticias para las personas que cuentan con un trabajo.

En un informe distinto, la agencia aseguró que el aumento global de los salarios, una vez que se ha tenido en cuenta la inflación, cayó a su ritmo más bajo en cuatro años en el 2015, el año más reciente del que se tiene información disponible.

El aumento de los salarios en algunas economías desarrolladas, incluyendo Estados Unidos y Alemania, no fue suficiente para compensar la caída en otros lugares.

Además, el número de personas que trabajan pero que siguen en la pobreza sigue siendo alto: la mitad de los trabajadores del sur de Asia y casi dos tercios de los trabajadores del África subsahariana viven en condición de extrema o moderada pobreza, según la OIT.

Lee también: Finlandia les está dando a 2.000 ciudadanos un salario mensual fijo como parte de un experimento

La OIT sostiene que las economías en vía de desarrollo, sobre todo las de América Latina, verán los mayores aumentos en las tasas de desempleo en el 2017. Y aunque el desempleo probablemente se reduzca en Europa, Estados Unidos y Canadá, la disminución será lenta e irregular.

La organización también advirtió que el desempleo de larga duración se está convirtiendo en un gran problema en Europa y en Estados Unidos. Casi la mitad de las personas sin trabajo en Europa y un cuarto de las que no tienen trabajo en Estados Unidos han estado buscando empleo por más de seis meses, sentencia el informe.