(CNN) - El presidente Barack Obama conmutó la sentencia de Chelsea Manning, quien fue condenada por el robo y la diseminación de 750.000 páginas de documentos y videos a WikiLeaks.

El presidente también perdonó a James Cartwright, el exvicepresidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, quien se declaró culpable en octubre por el único delito de hacer declaraciones falsas ante investigadores federales en 2012, cuando fue interrogado por la filtración de información secreta a dos periodistas sobre los esfuerzos estadounidenses para paralizar el programa nuclear de Irán.

Una conmutación presidencial reduce la condena que se está pagando, pero sin cambiar la condena, mientras que el perdón expresa la absolución o condonación presidencial, asumiendo que el beneficiado acepta la responsabilidad del delito cometido.

Manning, una mujer transgénero y exsoldado de Estados Unidos cumplía una sentencia de 35 años en Fort Leavenworth, una prisión para hombres en Kansas, a pesar de su solicitud para ser transferida a una prisión civil. Un comunicado de la Casa Blanca dice que su sentencia expirará el 17 de mayo.

El material, que publicó WikiLeaks en 2010, incluía el video clasificado de un helicóptero de Estados Unidos atacando a civiles y periodistas en Iraq en 2007. Catalogado como "Asesinato colateral", el video provocó críticas de activistas por los derechos humanos por la muerte de inocentes.

Aunque fue hallada culpable de 20 de 22 posibles cargos (incluyendo la violación a la Ley de Espionaje de Estados Unidos), Manning no fue sentenciada por el más grave, ayuda al enemigo, que le podría haber significado una sentencia de por vida.

En cambio, la exanalista de inteligencia fue sentenciada a 35 años de prisión, así como degradada y dada de baja en forma deshonrosa.

Nancy Hollander, abogada de Manning, le dijo a CNN que el exsoldado ha estado “nervioso en estos días”, mientras esperaba noticias de las últimas decisiones gobierno de Obama. Hollander dijo que sólo se enteró de la conmutación en el momento en que Obama hizo el anuncio.

"Ella sabe que va a ser libre", dijo Hollander. “Puede comenzar su vida.

Decisión sorpresiva

El secretario de Defensa Ash Carter se opuso a la conmutación, según le dijo a CNN un alto funcionario de ese departamento. Además, un exfuncionario de inteligencia se declaró “sorprendido” al saber la decisión que Obama tomó este martes: “Toda la comunidad de inteligencia está desinflada por este inexplicable uso del poder ejecutivo”, aseguró. Después agregó que la conmutación fue "profundamente hipócrita dada la denuncia de Obama del papel de WikiLeaks en la piratería del Comité Nacional Demócrata".

Una fuente que conoce el razonamiento de la Casa Blanca explicó que entre la situación de Manning y el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional, Edward Snowden, quien está exiliado en Rusia tras haber filtrado secretos de estado, hay una "diferencia fundamental”.

Según esta fuente, Snowden "eludió la culpa, huyó del país y se está escondiendo de la acusación", mientras que Manning admitió su responsabilidad sin un acuerdo y finalmente confesó.

"Ella vivió el proceso, reconoció que había hecho algo mal, fue juzgada y sentenciada", insistió la fuente.

Como el caso de Manning disparó a WikiLeaks se esperaba que la noticia causara tal sorpresa. La Casa Blanca es consciente de que la comunidad de inteligencia y el Pentágono pueden sentirse consternados por la conmutación. Sin embargo, la fuente agregó que "esto no establece un precedente si se considera que la distinción entre los dos casos es material".

Parte del razonamiento fue considerar que el caso de Manning era bastante "extremo" y "sin precedentes históricos”, agregó la fuente. También que ella ya había pagado más de seis años. Otro factor fue el lado personal y emocional de la historia de Manning: es una mujer transgénero, en una prisión masculina, "enfrentando a un destino incierto tras las rejas”, acotó la fuente.

Snowden manifestó este martes en su cuenta de Twitter su apoyo a Manning y le pidió “mantenerse fuerte un poco más de tiempo”.

Por su parte, el presidente electo no comentó inmediatamente el asunto, pero cuando en 2010 se le preguntó sobre WikiLeaks, tras las publicaciones de ese momento, le dijo a Brian Kilmeade de Fox News: “Creo que es vergonzoso, creo que debería existir la pena de muerte o algo así”.

WikiLeaks declara su “victoria”

A principios de este mes, WikiLeaks aseguró que aceptaría una solicitud de extradición por parte de Estados Unidos contra su fundador Julian Assange si Obama estaba dispuesto a concederle clemencia a Manning. No quedó inmediatamente claro si WikiLeaks cumpliría su promesa, aunque el grupo declaró su "victoria" en una publicación de Twitter el martes por la tarde.

Además, en un mensaje en la cuenta verificada de WikiLeaks, se cita a Assange agradeciendo a todos los que lucharon por la clemencia para Manning.

"Assange: Gracias a todos los que hicieron campaña por la clemencia de Chelsea Manning. Su coraje y determinación hizo posible lo imposible".

Sin embargo, un alto funcionario de la administración insistió en que la decisión de Obama "no estuvo influenciada de ninguna manera por los comentarios públicos del Sr. Assange o de la organización WikiLeaks".

Chase Strangio, abogado de la Unión de Estados Unidos de Libertades Civiles, que representó a Manning, explicó que estaba "aliviado y agradecido" con que Obama conmutara la condena, y Amnistía Internacional también celebró la noticia de la conmutación de Manning.

"Chelsea Manning expuso graves abusos, y como resultado, sus propios derechos humanos han sido violados por el gobierno estadounidense durante años", sostuvo Margaret Huang, directora ejecutiva del grupo en un comunicado. "El presidente Barack Obama hizo lo correcto al conmutar su sentencia, pero se demoró mucho tiempo. Es inadmisible que ella languideciera en prisión durante años, mientras que los presuntos implicados por la información revelada aún no han sido llevados ante la justicia”, agregó.

Los miembros republicanos del Congreso, sin embargo, expresaron su indignación.

“Este es un daño muy grave contra nuestra seguridad nacional y Chelsea Manning está cumpliendo una sentencia y debe seguir pagándola”, indicó el senador Tom Cotton al periodista de CNN Jake Tapper durante el programa “The Lead”.

El líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, denunció la “traición” de Manning y dijo en Twitter que ella “puso en riesgo la vida de los estadounidenses y expuso algunos de los secretos más sensibles de nuestra nación".

Además, el senador Lindsey Graham de Carolina del Sur le dijo a CNN que Manning "apuñaló a sus compañeros soldados en por la espalda" y Obama “abofeteó en la cara a todos los que sirven honorablemente".

Una sentencia de dos años para Cartwright

La carrera militar de Cartwright estuvo marcada por un servicio destacado. De agosto de 2007 a agosto de 2011, fue el segundo oficial más importante y, antes de eso, sirvió como comandante del Comando Estratégico de los Estados Unidos. Durante su permanencia en estos puestos, tuvo la máxima autorización para acceder a información de seguridad y mantuvo este beneficio tras su retiro del ejército en 2011.

El alto funcionario de la administración dijo que lo que había motivado a Cartwright fue importante para la decisión que tomó Obama de perdonarlo, calificándolo de "diferente a la mayoría de las personas que filtran información a los periodistas".

"Estamos profundamente agradecidos por la decisión del presidente Obama de perdonar al general Cartwright ... Los líderes de la comunidad de seguridad nacional, tanto actuales como anteriores, casi con una sola voz, han defendido al general Cartwright. Les damos las gracias por apoyar a un hombre que es verdaderamente uno de los héroes de nuestra nación”, sostuvo el abogado del oficial y exasesor de la Casa Blanca, Gregory Craig, en un comunicado.

Los fiscales federales pidieron una condena de dos años de prisión contra Cartwright a principios de este mes. Sin embargo, los abogados del militar solicitaron la libertad condicional, enfatizando el deseo que tiene él de convencer a los periodistas para que cambien su estrategia de cubrimiento y se puedan proteger los intereses de seguridad nacional.

"El general Cartwright entiende la magnitud de su infracción y lamenta profundamente la decisión que tomó ... Aceptó su responsabilidad y reconoció su culpabilidad", escribieron sus abogados en documentos judiciales. Y agregan que “en sus comunicaciones con los dos periodistas, el general Cartwright los convenció de que no reportaran información que pudiera perjudicar a Estados Unidos".

Uno de esos periodistas, David Sanger del New York Times, presentó una carta apoyando a Cartwright y explicando que "a lo largo de la entrevista, (Cartwright) demostró constantemente su preocupación de que no se hiciera pública la información que resultara dañina para los intereses estadounidenses".

El otro reportero, Daniel Klaidman, quien escribió para Newsweek, también presentó una misiva en nombre del militar, al igual que varios miembros actuales y anteriores del Congreso, junto con funcionarios de las administraciones Bush y Obama, todos pidiendo clemencia al juez, a la luz de la condecorada carrera militar de Cartwright.

Cartwright, de 67 años, estuvo 40 años en la Marina de Estados Unidos y y fue ampliamente estimado dentro del Ejército por su perspicacia técnica y su trabajo en las áreas de proliferación nuclear, defensa antimisiles y ciberseguridad.

Su sentencia había sido programada para el 31 de enero ante el juez de la Corte de Distrito Richard León.

Michelle Kosinski, Kevin Liptak, Jim Sciutto, Emanuella Grinberg, Pamela Brown, Dana Bash, Jamie Crawford, Theodore Schleifer y Ashley Killough contribuyeron a este informe.