(Expansión) - Tras el tiroteo sucedido en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey, Nuevo León, el miércoles en el que el atacante murió y cuatro personas resultaron heridas, redes sociales como Twitter y Facebook, se inundaron de mensajes relacionados al tema, aunque no todos de condolencia.

Algunos mensajes de 140 caracteres celebraban lo ocurrido, otros eran mensajes de odio en contra de las víctimas e incluso circulaban memes haciendo bromas en torno al incidente.

Arturo Sirgo, director de la carrera de psicología del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, advierte que dos de las razones por las que actualmente proliferan este tipo de mensajes es por la ambigüedad y anonimato que permiten las redes sociales, y por otro lado, por la falta de consecuencias a estas conductas en el ámbito digital.

“La razón de la proliferación de estos mensajes, que hoy abundan debido a este lamentable incidente, es por las características del medio mismo. Al ser una red social con la posibilidad de ser anónima, accesible, inmediata y ambigua en la forma como se transmiten sus mensajes, se multiplican las posibilidades de expresar estos sentimientos sin repercusión alguna”, explica Sirgo en entrevista.

Si bien entidades como la Policía Cibernética vigilan los delitos que ocurren en dicha red, en su marco de acción no está observar estos comportamientos o la creación de grupos específicos para el intercambio y venta de armas, drogas o asociaciones que promueven la violencia.

Por la libertad de expresión

Para las plataformas tecnológicas, la proliferación de este tipo de mensajes es vista como un reflejo de lo que ocurre en la sociedad actual y aunque, en ocasiones específicas, se han bloqueado cuentas bajo el argumento de creación de campañas de discursos de odio, bullying o acosos sistematizado, su postura estima que los mismos usuarios deben ayudar a moderar estos comportamientos, para así no entorpecer la libertad de expresión.

“Vernos como sociedad en el espejo a veces da miedo, pero afortunadamente, se está discutiendo y eso al final hace que avance la opinión pública”, dijo Omar Schoijet, director de marketing analítica de Twitter México.

María Teresa Arnal, directora general de Twitter en México, advierte que si bien el manejo de este tipo de conversaciones es algo en lo que la firma se enfoca actualmente y que es un área que merece mejora, no hay una receta para combatirlo y se debe complementar con la proactividad de los usuarios.

Desde 2015, Twitter, cuenta con un equipo en San Francisco de alrededor de 40 organizaciones que ayudan a la firma a moldear este tipo de estrategias.

“Tenemos un grupo de varias ONGs en un consejo de Confianza y Seguridad, que son quienes nos ayudan a guiar la estrategia. Algo claro para la compañía es que no hay un silver bullet para resolver esto; este va a ser un proceso en el que va a estar por el resto de nuestras vidas como compañía; es la evolución de la sociedad y lo que han hecho las plataformas digitales es exponenciar el comportamiento de los usuarios. Tenemos un compromiso, es importante que la gente se sienta seguro de Twitter”, explica la ejecutiva.

Sirgo comenta que el anonimato en redes sociales como Twitter es parte del problema en la proliferación de estos mensajes, ya sea en torno a incidentes violentos o contra personas específicas o personajes públicos, ante lo que sugiere la promoción y la práctica de una mayor responsabilidad ante los comportamientos en línea.

“Es momento de dejar de dibujar una frontera inexistente entre los dos mundos, en donde por una parte (el mundo "real", "offline") hay consecuencias claras y por otra el anonimato promueve la proliferación de discursos de odio. Padres, educadores y los mismos pares de los jóvenes debemos hacer a nuestros chicos responsables de su comportamiento en redes sociales”, dijo.