Una compañía de alimentos dijo que los productos falsificados eran vendidos usualmente a pequeños vendedores callejeros o vendedores mayoristas. (Crédito: Getty Images)

(CNNMoney) - El problema con los productos alimenticios falsificados de China incluyen los condimentos y sazonadores que la gente esparce sobre su comida.

Las autoridades del norte de China dicen que han descubierto varias fábricas subterráneas que producían versiones falsificadas de productos como salsa de soya y mezclas de especias.

Los productos falsos eran hechos en un distrito del centro industrial de Tianjin y se hacían pasar como marcas reales de grandes compañías.

Lee: Último escándalo alimentario en China: incautan carne congelada que data de 1970

La policía actuó después de una investigación del diario estatal Beijing News que expuso el problema. El artículo reportó que la comida falsa estaba siendo producida a gran escala, usando agua sucia de grifo, sal industrial no apta para el consumo humano y especias recicladas compradas a precios rebajados en otras fábricas.

El diario estimó que cerca de 50 fábricas familiares habían estado haciendo condimentos y sazonadores falsos desde hace una década, produciendo más de 100 millones de yuanes (14 millones de dólares) cada año. Los materiales usualmente eran almacenados al aire libre cerca de basureros.

CNN no pudo confirmar independientemente los detalles del reporte de Beijing News. Funcionarios del gobierno local de Tianjin no respondieron inmediatamente a la petición de un comentario sobre este tema.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de China dijo en un comunicado que ordenó una investigación sobre los hechos.

“Las autoridades reguladoras de comida y medicamentos deben investigar seriamente y señalar los productos alimenticios falsificados de mala calidad”, dice el comunicado.

Nestle, que es el dueño de varias marcas que presuntamente fueron falsificadas, dijo que condena “cualquier falsificación ilegal de alimentos y bebidas”.

“Estamos trabajando muy de cerca con las autoridades para identificar y tomar acción contra los falsificadores con el fin de proteger a los consumidores”, dijo la portavoz de la compañía, Liu Ying.

Otra empresa grande de alimentos, Lee Kim Kee, les pidió a los consumidores que compren productos para sazonar a través de canales establecidos como los supermercados. La compañía dijo que después de esa experiencia, la mayoría de productos falsificados son comercializados “a vendedores callejeros pequeños o medianos o en mercados mayoristas”.

Otras grandes compañías cuyos productos fueron falsificados, según Beijing News —como Knorr y Wang Shou Yi— no respondieron a peticiones de comentarios sobre este tema.

De acuerdo con Beijing News, la operación de falsificación en un área residencial de Tianjin era grande y sofisticada. Docenas de fábricas tenían varios empleados y cámaras de vigilancia, así como informantes estacionados a las afueras de ellas para alertar sobre cualquier potencial inspección de las autoridades.

El diario estatal dice que fue alertado de la operación por un informante y después los reporteros acompañaron a funcionarios antifalsificación a una redada con uno de los grupos de trabajo.

China ha estado plagada de problemas de seguridad alimentaria en los últimos años.

Casi la mitad de las plantas procesadoras de comida en China no cumplieron con los estándares aceptables a nivel internacional, según un reporte de 2015. El año pasado, cientos de toneladas de carne congelada de contrabando, incluyendo un lote de 1970, fue incautada en la provincia de Hunan.

En diciembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos de China dijo que se realizaron 15.000 millones de inspecciones en los primeros nueve meses de 2016; en ellas se encontraron más de 500.000 incidentes de comportamiento ilegal.

Christy Chen de CNN contribuyó con este reporte.