(CNN) - El presidente Donald Trump ha dejado claro que ya ha reducido su lista de potenciales nominados a la Corte Suprema y este lunes dijo que ya tomó su decisión y que la anunciará este martes.

Durante su campaña, Trump dijo que los jueces William Pryor y Diane Sykes estarían entre sus opciones principales, y ha afirmado que tiene una lista de 20 posibles opciones de círculos conservadores legales. Fuentes cercanas a la búsqueda dicen que como están las cosas en este momento, el juez Neil Gorsuch se encuentra en el tope de la lista, junto con Thomas Hardiman.

"Creo que ya sé quién es", dijo Trump durante un almuerzo en su hotel este jueves con un grupo de republicanos, según un video grabado con un celular que pudo obtener CNN. "Creo que ustedes van a estar muy, muy emocionados".

En semanas recientes, la búsqueda se ha intensificado y abogados y otros grupos se han unido al esfuerzo presentando portafolios legales, opiniones, artículos y transcripciones del Congreso.

La decisión será en últimas una decisión de cálculo hecha por el personal que analizará al juez según la Corte actual y una serie de factores como antecedentes, edad y otros.

Estos son cuatro de los principales aspirantes de Trump y los argumentos que tienen a favor y en contra

William Pryor

William Pryor

William Pryor

Trump sabe, por ejemplo, que si elige a Pryor, está cazando una pelea con los demócratas del Senado. Pryor hace parte de la Corte de Apelaciones del Circuito 11 y es un candidato ideal para muchos conservadores. Ha llamado al Roe v. Wade, el fallo de la Corte Suprema que legaliza el aborto, una "abominación". Es un miembro comprometido de la Sociedad Federalista, y al igual que el fallecido juez Antonin Scalia, cree que la Constitución debe interpretarse sobre la base de su significado público original.

"Soy conservador y creo en la estricta separación de los poderes gubernamentales", escribió Pryor en 1997 cuando era procurador general de Alabama. "Los tribunales no deben resolver problemas políticos".

Pryor se ha enfrentado al desafío del Senado antes.

En 2004, los demócratas bloquearon su confirmación a la corte de apelación, y fue sólo en junio de 2005 que fue confirmado oficialmente por un voto de 53-45.

Pero a pesar del récord de Pryor, algunos conservadores han cuestionado una opinión a la que se unió y que perciben como expandir los derechos de los transgénero.

Neil Gorsuch

Gorsuch, que se sienta en la Corte de Apelaciones del Distrito 10, con sede en Colorado, nunca ha llamado al Roe una abominación. De hecho, nunca ha tenido la oportunidad de escribir una opinión sobre Roe.

Eso podría decepcionar a algunos que quieren asegurarse de que él no les sorprenderá sobre el tema.

Pero se ha convertido en un candidato favorecido en parte debido a sus opiniones sobre la libertad religiosa, incluyendo una a la que junto a las corporaciones que creían que el llamado mandato anticonceptivo de Obamacare violaba sus creencias religiosas.

Y en más de una ocasión, se ha alineado con Scalia. En las semanas posteriores a la muerte de Scalia el año pasado, Gorsuch dio una charla enfatizando que "el gran proyecto de la carrera de Scalia fue recordarnos las diferencias entre jueces y legisladores".

Trump podría concluir que Gorsuch podría esquivar una pelea importante en el Congreso.

O no. Los liberales todavía están furiosos porque los senadores republicanos no pudieron celebrar audiencias para el candidato del expresidente Barack Obama, Merrick Garland, y podrían desquitarse con Gorsuch, o con cualquier otro candidato de Trump.

"Aquellos de nosotros que creemos que a Merrick Garland se le negó el voto de manera inapropiada también reconocemos que la mayoría del pueblo estadounidense que votó por Hillary Clinton va a rechazar a un candidato que mueve a la corte en esa dirección de la derecha", dijo Caroline Fredrickson de la Sociedad de la Constitución Americana. No está claro si los progresistas aceptarían a cualquiera de los nominados de Trump que han sido parte de su lista actual.

Diane Sykes

Diane Sykes

Diane Sykes

Sykes proviene de Wisconsin, un estado crítico durante las últimas elecciones y hogar del jefe de personal de Trump, Reince Priebus.

Es experiodista, y dio una muestra de sus habilidades en entrevistas en 2013 cuando se sentó con el juez Clarence Thomas para una charla para discutir su jurisprudencia. Ella se ganó la sala durante el evento – organizado por la Sociedad Federalista – por mostrar la personalidad de Thomas en una entrevista memorable.

Sykes significaría otra mujer en la Corte. Ella sería la quinta mujer nombrada en la historia, la segunda de un candidato republicano. Pero Trump podría calcular que tendría más sentido guardarla para el asiento de la juez Ruth Bader Ginsburg si alguna vez se retira.

Sykes también tiene 59 años y algunos observadores creen que Trump podría preferir a alguien más joven.

Thomas Hardiman

Thomas Hardiman

Thomas Hardiman

Hardiman, del Tribunal de Apelaciones del Circuito 3, por ejemplo, es casi una década más joven a los 51 años y le ofrece a Trump una historia personal convincente.

Hardiman viene de una familia de clase media en Massachusetts y fue el primero en su familia en graduarse de la universidad, manejando un taxi para ayudar a pagar sus cuentas. Hardiman no es producto de las universidades de la Ivy League, pues asistió a Notre Dame y Georgetown.

Aquellos cercanos a él piensan que Trump podría apreciar el ingenio de Hardiman y el hecho de que aunque es persuasivo, no se apodera de las conversaciones.

Los conservadores creen que George H.W. Bush perdió una oportunidad para dar forma a la cancha cuando nombró a un familiar desconocido – David Souter – al banquillo. En lugar de ayudar a crear un legado conservador, Souter se convirtió en un voto confiable para la izquierda. Algunos podrían cuestionar si Hardiman tiene un registro lo suficientemente robusto como lograr que los republicanos se emocionen

Si Trump necesitaba una referencia personal, sin embargo, sólo tendría que llegar a su hermana, la juez Maryanne Trump Barry, que se sienta en el mismo banco de apelaciones.