Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Camilo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

Es la presentadora principal de uno de los canales de televisión más importantes e influyentes del mundo, CNN en Español.

Ha entrevistado prácticamente a todos los políticos que a su antojo han modelado el mundo y sobre todo América Latina en los últimos años: desde Augusto Pinochet, hasta Bill Clinton pasando por Fidel Castro, Hugo Chávez y un largo etcétera.

Por cierto, jamás ha olvidado la barbaridad que le dijo Pinochet sobre el número de muertos tras el golpe de Estado.

Es uno de los 100 personajes hispanos más importantes en Estados Unidos. Pero por favor no le vayan a preguntar que si cree haber conquistado el sueño americano porque va a responder como dicen que responden las mujeres de Bucaramanga, Colombia, ante una obviedad: con cierta contundencia apoyada en la mirada y en el movimiento de las manos y el tono de la voz, ella responderá que lo que ha conquistado es el sueño de ser una periodista de televisión.

Dicen los que saben que con las mujeres de Bucaramanga es mejor no pelear a no ser que uno tenga un plan B realmente bueno… para escapar o firmar la paz.

Vive en Atlanta, pero su corazón late a ritmo de vallenato.

No sé si consiga yo que hable de lo que hace por su país, porque no soporta el pavoneo.

No es distante, doy fe de ello. Te puede parecer distante en principio, pero no lo es. Es paciente a su modo, pero no sé si habría sido capaz de esperar dos años por su esposo, como lo hizo su madre. Recuérdenme preguntarle eso también.

La de esta noche más que una entrevista, será el pretexto para celebrar los 25 años de ejercicio profesional de una mujer con una vida llena de noticias: Patricia Janiot.

Y a través de ella celebrar el trabajo de todos cuanto han hecho posible que CNN en Español ande cumpliendo 20 años de existencia, contra viento y marea.

Vive en Atlanta, pero su corazón late a ritmo de vallenato. No sé si consiga yo que hable de lo que hace por su país, porque no soporta el pavoneo.

Camilo Egaña