(Crédito: ASHRAF SHAZLY/AFP/Getty Images)

(CNN Español) – “Vengo a hacer un trámite un poco inusual para ustedes: vengo a regresar mi visa”: así empezó la protesta de Alma Rosa Siller, una ama de casa mexicana de 60 años, contra Donald Trump. Y quienes oyeron las palabras fueron los funcionarios del Consulado General de Estados Unidos en Hermosillo, México.

Mientras la condición inmigratoria de muchas personas está a la deriva –por los decretos sobre prohibiciones y restricciones hacia los viajeros que Trump firmó este viernes–, Siller usó su permiso para ingresar a Estados Unidos como una ficha para alzar la voz. “Yo no quiero ninguna relación con un presidente que odia a mi país”, le explicó a CNN en Español.

México ha sido un objetivo del presidente Donald Trump y sus comentarios. No sólo se trata del muro que pretende construir y hacer que el país latinoamericano pague, sino las consecuencias que sus declaraciones han tenido sobre el peso mexicano, la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la venta de petróleo y la seguridad.

La primera reacción de las autoridades en el consulado fue pensar que la visa de Siller se había vencido. “No, mi visa está vigente hasta 2021”, respondió la mujer. Y luego llegó la pregunta intuitiva y hasta obvia: ¿entonces, por qué la va a regresar? “Les dije, bueno, porque es una manera de protesta, y es la única manera en que yo puedo protestar contra su presidente y cómo se dirige a mi país”, relató.

Aunque reconoció que los funcionarios “como que no hallaban qué hacer”, ella les entregó varios documentos, entre los que estaba una carta que ha sido compartida múltiples veces en redes sociales y que ha despertado comentarios entre los usuarios. “Me ha impresionado mucho la reacción de la gente, yo jamás pensé que que iba a desatar esta reacción, es muy bueno y espero que sirva de algo”.

En la misiva, Siller explicó que su decisión para entregar la visa, que utilizó “infinidad de veces sin contratiempo alguno”, estuvo motivada “por la actitud tomada de su nuevo presidente el señor Donald Trump hacia mi país, México, y sus habitantes de lo cual me siento ofendida”.

Después, los funcionarios del consulado le preguntaron a Siller si la carta venía en inglés. La respuesta fue un rotundo no. “No, no —le dije—, viene en español”, añadió la ciudadana mexicana. Tras leer la misiva, la mujer que la estaba atendiendo le informó que procedería a “darle de baja en el sistema”. Eso sí, Alma Rosa aclaró que, una vez “finalizada la gestión del señor Trump”, le gustaría solicitar de nuevo la visa.

Sin embargo, le aclaró a CNN en Español que “si la solicito y me la regresan está bien, si no pues también. Fue una decisión mía y estoy muy convencida de que yo hice lo correcto para mí”. Y, a pesar de que tiene familia en Arizona, Las Vegas y Nueva York, ella no consideró esta situación a la hora de tomar su decisión. “Tengo la garantía de que está bien porque yo creo que nadie se merece un trato tan despótico, como el que hace el señor Trump”.

El Consulado General de Estados Unidos en Hermosillo, México, aún no se ha pronunciado al respecto.

La inusual decisión de Alma Rosa Siller también llevó a que le enviaran múltiples mensajes y llamadas. Y, aunque no tiene Facebook hace siete años porque “eso no es para mí”, sabe que la imagen de su carta ha causado “revuelo”. La responsable de la publicación fue su prima y las consecuencias, insiste, “jamás” se las imaginó. “Yo soy ama de casa, yo me limito a mi casa y jamás pensé en esto, yo sólo pensé en hacer los correcto para mí y para mi país”, concluyó.

Siller asegura que no espera que el resto de personas sigan su ejemplo ni que haya miles que la imiten. No: para ella cada persona tiene un sentir y si “encuentran una protesta de otra manera está bien”. ¿La razón? Lo importante es “ayudar a su país”.