(CNN) - El telescopio Hubble capturó la espectacular muerte de una estrella, un evento que rara vez ha sido visto por los astrónomos.

La estrella moribunda, conocida como gigante roja, en sus etapas finales expulsa sus capas exteriores, dejando nubes de gas y polvo, lo que se llama una nebulosa planetaria.

La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) publicaron la foto de la Nebulosa Calabash (Nebulosa Calabaza). El gas, visto en amarillo, fue expulsado a 621.371 millas por hora (casi un millón de kilómetros por hora), según la ESA.

Los astrónomos rara vez llegan a ver este tipo de transición porque se produce "en un abrir y cerrar de ojos, en términos astronómicos", dijo la ESA.

Esta nebulosa también se conoce como la Nebulosa del Huevo Podrido, ya que contiene una gran cantidad de azufre, que huele a huevos podridos. Afortunadamente, reside a más de 5.000 años luz de distancia, en la constelación de Puppis, según la ESA.