(CNN) – Guadalupe García de Rayos, la madre que resultó detenida cuando hacía su chequeo anual con los funcionarios de inmigración en Phoenix, fue deportada a su nativo México, informaron este jueves los abogados que trabajan con su familia.

Carlos García, director del grupo para los derechos de inmigración Puente Arizona, les explicó a los periodistas que García de Rayos fue deportada a Nogales, en México: la misma zona fronteriza por la que ingresó a Estados Unidos de manera ilegal con sus padres, cuando era una adolescente. Ahora de 35 años, García de Rayos tiene dos hijos y ambos nacieron en el país ahora gobernado por Donald Trump.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) aseguró que García de Rayos fue detenida “con base en una orden de expulsión emitida por la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración del Departamento de Justicia que fue definitiva en mayo de 2013”.

García de Rayos ofreció una oración y asistió a misa este miércoles, antes de ir hacia su chequeo inmigratorio anual, según los abogados. Los juristas agregaron que ella sabía que podría ser deportada.

Y, tal como lo temía, el fin de su reunión fue muy diferente al de años anteriores: fue detenida y se ordenó su deportación.

“Lupita ha venido haciendo chequeos anules con el ICE y nada había pasado”, señaló Lucy Sandoval, una activista que ha estado trabajando con la familia de García de Rayos. “Pero este es un momento diferente”, añadió.

Los abogados creen que esta deportación refleja la mano dura del gobierno de Trump con la inmigración. “El ICE ha hecho lo que el presidente Trump ha querido que es deportar y separar a nuestras familias”, sostuvo García de Puente Arizona.

No obstante, no se puede decir que la deportación a México de Guadalupe García de Rayos haya sido consecuencia directa del decreto presidencial sobre inmigración que firmó Donald Trump en enero, y en este momento suspendido.

ICE: el caso siguió todo su proceso en el sistema

Sin embargo, las autoridades del ICE manifiestan que el caso siguió todo el proceso dentro del sistema y que había llegado la hora de que García de Rayos fuera deportada.

“El caso de inmigración de la señora García fue sometido a revisiones en múltiples niveles del sistema de tribunales de inmigración, incluida la Junta de Apelaciones de Inmigraciones, y los jueces consideraron que ella no contaba con la base legal a para permanecer en Estados Unidos”, afirmó el ICE en un comunicado.

“El ICE seguirá concentrándose en identificar y remover individuos con condenas por delitos graves que tienen órdenes finales de expulsión emitidas por los tribunales de inmigración del país”, añadió la entidad.

García de Rayos podría ser la primera persona deportada de Arizona bajo el decreto del presidente Donald Trump que ordena sacar del país a los inmigrantes indocumentados que tengan un historial de arrestos, según le explicó la abogada de la mujer, Ray Ybarra Maldonado, a la afiliada de CNN, KNXV-TV.

Cualquier inmigrante indocumentado que haya sido condenado, o simplemente acusado de un delito que no se ha juzgado, puede ser deportado debido a la nueva política de gobierno que Trump anunció el mes pasado.

En la presidencia de Obama, únicamente los inmigrantes indocumentados condenados por un delito, como faltas graves o una serie de infracciones, eran considerados prioritarios para la deportación.

“No es un peligro para nadie”

“Este es un resultado directo de los nuevos decretos que se están poniendo en marcha. El presidente Trump dice que son para mejorar la seguridad pública, pero parece realmente que solo ataca a las comunidades de inmigrantes y a las personas de color”, añadió la abogada defensora Maldonado.

El alcalde de Phoenix, Greg Stanton, publicó en su cuenta de Twitter que “en vez de rastrear criminales violentos y traficantes de droga, el ICE está invirtiendo su energía en deportar a una mujer con dos hijos estadounidenses, que ha vivido aquí por más de dos décadas y no representa ningún peligro para nadie".

En 2008, Garcia de Rayos fue arrestada cuando las autoridades hicieron una redada en su lugar de trabajo y resultó condenada por el delito de suplantación. Debió pagar seis meses de cárcel en un centro de detención del ICE antes de ser liberada ese mismo año, como lo registró la afiliada de CNN, KPHO/KTVK-TV.

"Las bases de datos relevantes indican que la señora García De Rayos tiene una condena anterior, que data de marzo de 2009, por el delito de suplantación criminal de identidad”, señaló una declaración del ICE.

Los activistas explicaron que esta sentencia tiene su origen en una identificación falsa de seguridad social que García de Rayos usó para el empleo. “Es difícil quedarse en este país” con este tipo de condena, sostuvo Maldonado.

“Ella quería enfrentar esto”

García de Rayos rezó antes de su reunión con las autoridades inmigratorias este miércoles, explicó Lucy Sandoval. Los activistas y su abogada advirtieron sobre la posibilidad de que fuera detenida y deportada. Aunque se le ofreció la posibilidad de un refugio santuario, ella decidió hacer su chequeo de todas maneras, añadió la activista.

“Quería enfrentar esto”, agregó Sandoval. “Ella fue valiente… es una mujer de fe. Sí, estamos rezando. Teníamos la esperanza de que hubiera algo de conciencia y de corazón”, insistió.

En la tarde de este miércoles, siete personas fueron arrestadas afuera de las oficinas del ICE en Phoenix, cuando los manifestantes intentaron bloquear una camioneta de la agencia para evitar que se llevaran a Garcia de Rayos.

En su mayoría, las protestas fueron pacíficas, pero la Policía afirmó en Twitter que “a pesar de las repetidas advertencias, algunos que participaban en hechos criminales” se negaron a detenerlos.

“Alrededor de siete arrestos fueron hechos sin el uso de la fuerza. Todas las personas permanecen a salvo gasa ahora. Esperamos colaboración y no más conductas delictivas”.

El esposo y los hijos de García de Rayos se unieron a quienes protestaban afuera de la sede central de ICE.

Cuando le preguntaron qué le diría a Trump si pudiera hablarle, la hija de García de Rayos, Jaqueline, le dijo a KNVX: “Le preguntaría por qué él querría apartarla de mí. Ella no ha hecho nada malo y yo no le tengo miedo a él”.

Grupo para los derechos de inmigración culpa a la política del exalguacil Arpaio

Puente Arizona, el grupo de defensa, aseguró que García de Rayos fue una víctima de las políticas del exalguacil de Maricopa, Joe Arpaio. Endurecer las leyes de robo de identidad fue una de las herramientas más conocidas de Arpaio para combatir la inmigración ilegal en el estado fronterizo.

La organización demandó a Arpaio, argumentando que las redadas en los sitios de trabajo –como en el que García de Rayos fue arrestada hace nueve años por usar un número de seguridad social falso– son inconstitucionales y equivalen evaluaciones de perfil raciales y étnicos. En la apelación, Puente Arizona perdió el caso, pero Arpaio disolvió el grupo de trabajo que llevó a cabo estas acciones.

Laura Dolan, Jean Casares, Chris Boyette, Sara Finch y Tal Kopan contribuyeron a este reporte.