(CNN Español) – El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, fue designado por la administración del presidente Donald Trump como un narcotraficante prominente que ha utilizado empresas de frente y testaferros para concretar el lavado de activos provenientes del narcotráfico, así lo confirmó este lunes un comunicado oficial del Departamento del Tesoro.

Tareck Zaidan El Aissami se convirtió en figura de interés para Estados Unidos cuando investigadores y analistas descubrieron que Samark López, uno de sus presuntos testaferros, utilizaba el sistema financiero estadounidense para el lavado de dinero, así lo dijo a CNN una fuente del Departamento del Tesoro que prefiere no ser identificada.

LEE: EE.UU. dice que Tarek El Aissami, vicepresidente de Venezuela, es un traficante de droga

Según esta misma fuente, López se encargaba de abrir cuentas en Estados Unidos y de crear empresas fantasmas para enviar el dinero del vicepresidente El Aissami desde este país hasta Europa.

La fuente nos cuenta que, tras detectar los movimientos bancarios de Samark López en Estados Unidos, el Departamento del Tesoro logró establecer un vínculo con El Aissami.

Sin embargo, este descubrimiento del Departamento del Tesoro parece exponer solo detalles de lo que sería un grupo financiero más complejo.

Un reporte de inteligencia regional de 2013 obtenido por CNN describe un grupo económico propiedad de Tareck El Aissami como “una compleja estructura de negocios y financiera, compartimentada en dos sectores y un subgrupo, que le permita no participar directamente en ninguna actividad bursátil, financiera o empresarial que pueda comprometerlo con el público”.

LEER: Tareck El Aissami, nuevo vicepresidente de Venezuela

De acuerdo al reporte, el primer grupo está integrado por personas de confianza y apoderados bajo una fachada legítima dedicada a la comercialización de bienes y servicios, como la exportación, la importación y servicios financieros.

Hasta 2013, fecha del reporte, este grupo poseía 25 integrantes, 22 empresas y 12 cuentas bancarias.

Según el mismo reporte, el grupo B “lo compone un cúmulo de empresas y testaferros” y abarca negocios más complejos como actividades financieras, bursátiles, petroleras y de ingeniería civil.

(Crédito: Departamento del Tesoro de EE.UU.)

(Crédito: Departamento del Tesoro de EE.UU.)

Hasta el 2013, contaba con 13 miembros, 12 empresas y 10 cuentas bancarias.

El grupo C posee “las principales responsabilidades” financieras y se encarga de vincular los capitales del grupo A y B en bancos extranjeros.

En ese reporte no aparece Samark López, una figura que para el departamento del tesoro es clave en las presuntas operaciones de El Aissami.

Las autoridades estadounidenses lo sancionaron como narcotraficante y uno de los testaferros del vicepresidente.

López ha negado las acusaciones.

El portal samarklopez.org ha presentado el siguiente comunicado:

“El Sr. López no es un funcionario gubernamental ni ha estado involucrado en el tráfico de drogas”, y agrega: “el listado [del Departamento del Tesoro] no contiene ninguna evidencia fáctica o justificación legal respecto de la razón por la cual Samark López debe ser colocado en ese listado, más allá de que Samark López y Tareck El Aissami se conocen personalmente”.

El vicepresidente El Aissami también negó la designación en su contra via redes sociales:

CNN también ha hecho múltiples esfuerzos para comunicarse con ambos El Aissami y López, sin éxito.

El caso El Aissami parece apenas comenzar. Nuestra fuente del Departamento del tesoro ha dicho a CNN que las sanciones emitidas este lunes es solo un avance en las averiguaciones sobre esta aparente estructura ilícita, ya que habría otras personas bajo investigación por la misma causa.